Crisis sanitaria

El periódico Daily News de Nueva York cierra sus oficinas por la pandemia

Este mítico diario que llegó a ser uno de los más leídos de los Estados Unidos sufre los estragos económicos generados por la llegada del coronavirus

Fachada de las oficinas del Daily News de Nueva York.

Fachada de las oficinas del Daily News de Nueva York.

Se lee en minutos

El Periódico

El tabloide Daily News de Nueva York, que llegó a ser uno de los medios de mayor tirada de los EEUU, se ha quedado sin oficinas después de que la compañía propietaria anunciara que cierra su redacción de Manhattan, ante la situación de incertidumbre provocada por el coronavirus.

"Al no tener un claro camino hacia delante en términos de la vuelta al trabajo, y con la compañía evaluando sus necesidades inmobiliarias ante las condiciones sanitarias y económicas causadas por la pandemia, hemos tomado la difícil decisión de cerrar las oficinas permanentemente", dijo en un comunicado Max Reinsdorf, un portavoz de Tribune Publishing, la compañía mediática propietaria del Daily News de Nueva York desde 2017.

Posible regreso

El periódico seguirá publicándose, pero la empresa no ha querido hacer ninguna promesa sobre una posible vuelta a las oficinas en el futuro: "Según progresamos en la pandemia y según cambien las necesidades, reconsideraremos si las oficinas físicas son necesarias", agregó Reinsdorf, que señaló que mantendrán informados a los empleados de cualquier decisión que se tome.

Los trabajadores del periódico tienen hasta el 30 de octubre para recoger cualquier objeto personal que hayan podido dejar en las oficinas.

La película de Superman

Te puede interesar

El Daily News no es el único que se quedó este miércoles sin su redacción, ya que Tribune Publishing también anunció el cierre de las oficinas del Capital Gazette, en Annapolis (Maryland), donde precisamente hace 2 años murieron 5 trabajadores en un ataque armado.

En su mejor época del siglo XX, el Daily News de Nueva York era un sólido periódico que prosperó gracias a sus investigaciones en casos de corrupción y crimen, y de hecho sirvió de inspiración para la redacción en la que trabajaban Clark Kent y Lois Lane en la película de Superman.