crisis sanitaria

Argentina y México producirán para América Latina la vacuna contra el covid de Astra Zeneca

El presidente argentino Alberto Fernández aseguró que cada dosis costará entre tres y cuatro dólares, un precio que consideró razonable

Se producirán entre 150 y 250 millones de unidades de la vacuna desarrollada por el laboratorio británico en colaboración con la Universidad de Oxford

Argentina y México producirán la vacuna de AstraZeneca y Oxford. Así lo ha explicado el presidente argentino, Alberto Fernández. / AFP / JUAN MABROMATA / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert

Argentina tuvo este martes un record de 7663 nuevos contagios y 209 fallecidos por covid-19. La cantidad de infecciones asciende a 268.574. El total de fallecidos  es de 5213. Son números bajos para América Latina pero han crecido de tal manera en las últimas semanas que llamaron la atención de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El presidente Alberto Fernández los atribuye a cierta "indisciplina social" de una población cansada tras casi cinco meses de confinamiento. El mismo día en que la cantidad de casos positivos dio un salto inquietante, Fernández le comunicó al país que tenía al menos una buena noticia para dar: Argentina producirá junto con México y para toda América Latina, con excepción de Brasil, la vacuna contra el coronavirus desarrollada por el laboratorio británico AstraZeneca en colaboración con la Universidad  de Oxford.

Durante una rueda de prensa, Fernández reveló que se producirán entre 150 y 250 millones de dosis y estarían "disponibles en el primer semestre de 2021". Cada unidad, informó,  costará entre tres y cuatro dólares, un precio que calificó de "razonable". El mandatario se comunicó con su colega mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para "compartir el entusiasmo de encarar de manera conjunta el desarrollo y fabricación de la vacuna". Cada uno de los países desempeñará un papel complementario en este proceso.  El laboratorio argentino mAbxience, del grupo Insud, elaborará  "el componente central" de la vacuna. Por su parte, el laboratorio mexicano Liomont se encargará de "envasar la vacuna y completar la producción".

Fernández ponderó la decisión tomada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. "Están garantizando una vacuna sin buscar beneficios". La elección en Argentina de mAbxience, perteneciente al grupo Insud, del empresario Hugo Sigman, se debió, de acuerdo con el presidente, al alto desarrollo tecnológico de la firma local.  Su planta productora de medicamentos biológicos fue inaugurada en febrero pasado por el mismo Fernández. "Este acuerdo destaca el gran nivel de profesionales, la calidad de la ciencia y las capacidades de fabricación que tiene nuestro país", señaló Agustín Lamas, presidente de AstraZeneca para el Cono Sur americano.

Distribución equitativa

Algunos especialistas recordaron que la eficacia de la vacuna no está por completo comprobada solo por el hecho de que sus investigaciones se encuentran en la última fase de desarrollo, la tercera. En caso de que los resultados finales coincidan con las altas expectativas creadas,  América Latina, que desde hace meses se ha convertido en el centro de la pandemia, con casi 220.000 decesos, podría responder a los desafíos que presenta la crisis sanitaria. La vacuna, dijo en ese sentido Fernández, sería distribuida "equitativamente en todos los países, a medida que los Gobiernos lo demanden".

Brasil, que este miércoles perforó la barrera de los 104.000 muertos por covid-19, cerró su propio  acuerdo con la Universidad de Oxford para comprar millones de dosis y recibir la tecnología necesaria para producir la vacuna en su propio territorio. El Gobierno de ultraderecha aceptó asumir los riesgos de la investigación y  se ha comprometió a pagar antcipadamente 30,4 millones de unidades por unos 127 millones de dólares.

Noticias relacionadas

El factor ruso

La de AstraZeneca y Oxford está en el lote de las vacunas más avanzadas en su desarrollo, junto a la de Pfizer-BioNTech, la de la farmacéutica estadounidense Moderna y otras tres desarrolladas en China. El ministro de Salud argentino, Ginés González García, dijo que la de Oxford "no es la única alternativa" y que Argentina mantiene conversaciones con otros proveedores potenciales. No casualmente, y a la par los anuncios del emprendimiento argentino-mexicano, Fernández felicitó el mismo día a su par ruso Vladimir Putin por el lanzamiento de la vacuna contra el covid-19 que lleva el nombre de Sputnik V.  El jefe de Estado argentino consideró que semejante "logro" quedará "entre las páginas indelebles de la historia de la medicina mundial". Las novedades que llegan desde Moscú, añadió, permiten "enfrentar este difícil presente imaginando un mejor futuro".