24 oct 2020

Ir a contenido

IMÁGENES REVELADORAS

La Policía de Minneápolis publica la grabación íntegra de la detención de George Floyd

El juez que investiga el asesinato ordena la difusión de las imágenes

Reuters

Grabación completa de las cámaras de los policías que forcejearon con George Floyd. / VÍDEO: REUTERS

La Policía de Minneápolis ha hecho pública la grabación íntegra que realizaron las cámaras corporales de los agentes de la detención fatal de George Floyd que acabó con su vida el pasado 25 de mayo. Esta publicación responde a la orden del juez de Minnesota que investiga el caso.

En las imágenes se puede ver con total claridad cómo Floyd implora al policía que le estaba clavando la rodilla en el cuello momentos antes de su muerte.

Los vídeos, de aproximadamente una hora de duración, provienen de las cámaras corporales de los exagentes Thomas Lane J. Alexander Kueng, que fueron los primeros en acudir a la tienda que acusó al afroamericano de haber intentado pagar con un billete falso de 20 dólares.

La grabación arranca a las 8.09 horas de la tarde del 25 de mayo cuando Lane y Kueng se aproximan al vehículo de Floyd y rápidamente se calientan los ánimos al sacar Lane su arma.

Claustrofobia

Lane, Kueng y un tercer agente han sido acusados de complicidad e instigación en el asesinato. Dereck Chauvin, el cuarto agente que clavó la rodilla en el cuello de Floyd, ha sido acusado de asesinato en segundo grado (doloso).

Las imágenes muestran cómo, sin explicar los motivos de haberle hecho detener el vehículo, Lane saca a Floyd del coche mientras él su acompañante, Shawanda Hill, explican a los policías que en una ocasión anterior un agente le disparó.

Acto seguido lo esposan e intentan meter en el coche policial, ante lo que Floyd se resiste mientras dice que es claustrofóbico y que tiene el coronavirus. Tras un forcejeo, los agentes le echan al suelo y Chauvin pone su rodilla en el cuello de Floyd y la mantiene 9 minutos y medio.

'I can't breathe'

Alrededor de los 16 minutos de la grabación, Floyd pronuncia sus últimas palabras: "'Man, I can't breath' (Hombre, no puedo respirar)".

El cuerpo del detenido estuvo en el suelo unos seis minutos antes de que Kueng comprobara su pulso y dijera que no podía encontrárselo. Cuando los servicios de emergencia llegaron dos minutos después, cargaron a Floyd en la ambulancia en lugar de atenderle en el lugar de los hechos. Y no le dieron ventilación hasta 10 minutos después de que Kueng no lograra encontrarle el pulso.

La muerte de Floyd desencadenó una ola de protestas en contra de la violencia policial y el racismo en Estados Unidos.