18 sep 2020

Ir a contenido

DERECHOS HUMANOS

La policía de Bielorrusia emplea munición real después de tres noches de protestas

Alrededor de 6.000 personas han sido arrestadas en las manifestaciones posteriores a las elecciones presidenciales

La UE celebrará el viernes una cumbre sobre la crisis bielorrusa en la que se debatirá la reimposición de sanciones

Marc Marginedas

La policía antidisturbios se lleba arrastras a un manifestantes en Minks-

La policía antidisturbios se lleba arrastras a un manifestantes en Minks- / AP

Alrededor de seis millares de detenidos, entre uno y dos fallecidos, periodistas apaleados, y unas fuerzas de seguridad que admiten abiertamente emplear munición real en algunos encontronazos con los manifestantes. Han transcurrido ya tres días tras la victoria del presidente saliente Aleksándr Lukashenko en las elecciones presidenciales celebradas el domingo, y cientos de manifestantes continúan saliendo a la calle, noche tras noche, en Minsk y otras ciudades, para protestar contra unos resultados que consideran fraudulentos.  

"Todos tenemos miedo, pero vamos a seguir", explica por teléfono Artsiom Skarabahaty, de 32 años. Después del obligado exilio de la opositora Svetlana Tikhonóvskaya, admite ser "muy consciente" de lo que "éste régimen es capaz de hacer". "Pero no nos queda otra elección", subraya. Su hermano Jan fue detenido el lunes y se halla en la prisión de Zhódino, una localidad a unos 60 kilómetros al este de la capital porque, según dice, "las cárceles en Minsk están saturadas".

Un soldado monta guardia en el centro de Minks, escenario de las protestas / TATYANA ZENKOVICH(EFE)

Relata que la noche anterior formó parte de un grupo de manifestantes que se concentraron en los alrededores de la plaza de Bangalore, en el norte de la ciudad, cuando vehículos policiales y del Ejército se abalanzaron sobre ellos. "La gente nos abría los portales para que nos escondiéramos", continúa. En la huida, recuerda haber visto a una persona tendida en el suelo tras recibir el impacto de una bala de goma. Después, según Artiom, rastrearon todo el barrio y detenían, "no solo a los que iban a pie, sino también a quienes iban en moto o coche" y hacían sonar sus bocinas.

Arrestos, en su caso brutales, que también afectaron a un grupo de 30 doctores que salieron a la calle con material pagado de su propio bolsillo dispuestos a atender a los heridos y que finalmente han sido condenados a 10 días de prisiónsegún informa el canal Current Time TV. "No estamos ni a favor de nadie ni en contra de nadie", repetía, entre sollozos, ante los periodistas, una de las afectadas.    

Decenas de heridos

Las autoridades bielorrusas aseguran que durante la noche del martes resultaron heridos 51 manifestantes 14 policías, admitiendo de paso que agentes antidisturbios en la localidad de Brest, junto a la frontera con Polonia, se vieron obligados a emplear munición real para dispersar a manifestantes, hiriendo de bala a uno de ellos. Según su versión, se trataba de gentes "agresivas que llevaban barras de metal".

La televisión estatal, por su parte, ha mostrado imágenes de jóvenes arrestados, azorados y algunos de ellos con heridas visibles, siendo expuestos públicamente. Un policía fuera de cámara les preguntaba si volverían a participar en alguna "revolución" y ellos se limitaban a responder: "no, no".    

Detenciones de manifestantes en el centor de la capital bielorrusa / yanhen yerchak (efe)

Las concentraciones también se producen durante las horas centrales del día aprovechando los descuidos o los momentos de escasa vigilancia. Cientos de mujeres vestidas de blanco se congregaron ante un mercado cubierto de la capital en solidaridad con los manifestantes nocturnos. "He venido hoy para apoyar a los que salen por la noche; no solo han robado mi voto, sino también 20 años de mi vida", ha explicado Elena a Reuters. También decenas de personas se han reunido ante una cárcel donde permanecían muchos de los arrestados en los días anteriores.

Ataques a la prensa destacada

Los periodistas presentes en Minsk están teniendo numerosos problemas para realizar su trabajo. Amnistía Internacional ha denunciado que un equipo del servicio ruso de la BBC, con sus acreditaciones en regla, ha sido apaleado por la policía. La organización también ha confirmado ataques contra un fotógrafo de Associated Press y contra decenas de reporteros locales.       

Todo parece indicar que el desarrollo de las elecciones y la represión posterior van a poner fin al tímido deshielo en las relaciones entre Bielorrusia y la Unión Europea. El viernes, los ministros de Exteriores de la UE celebrarán una cumbre extraordinaria telemática uno de cuyos puntos principales en el orden del día será la reimposición de sanciones contra el Gobierno de Bielorrusia, levantadas en el 2016 tras constatar Bruselas "limitados progresos" en el respeto a los derechos humanos. 

Los Gobiernos de Lituana, Letonia Polonia han expresado su disposición a ejercer de "mediadores" siempre que cese la violencia contra los manifestantes. Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, de visita en la República Checa, ha pedido a la UE que no se quede "en palabras y actúe".