27 sep 2020

Ir a contenido

Crítico con China

Detenido en Hong Kong el propietario del diario más crítico con Pekín

Según algunos medios locales, el magnate fue arrestado en su casa acusado de "conspiración extranjera" bajo la nueva ley de seguridad nacional

Adrián Foncillas

Detenido en Hong Kong el magnate de los medios Jimmy Lai por conspiración. / EFE / VERNON YUEN / VÍDEO: EFE

La nueva Ley de Seguridad se ha cobrado su más previsible y rutilante pieza. Jimmy Lai, magnate de la prensa, ha salido esposado esta mañana de su mansión hongkonesa en una operación policial sin precedentes. Dos de sus hijos y seis altos ejecutivos de su diario, el populista 'Apple Daily', también han sido arrestados. A Lai se le acusa de colaborar con fuerzas extranjeras, un delito introducido por la ley aprobada en julio junto al terrorismo y la subversión, y para el que se prevén penas de tres a diez años e incluso la cadena perpetua en los supuestos más agravados. 

Unos 200 agentes han tomado después la sede del diario, en Tsen Kwan O, con el compromiso de respetar el departamento editorial y los periodistas. La entrada, retransmitida en vivo por los reporteros en las redes sociales, ha concitado el inmediato interés del territorio. Ha sido la primera medida judicial contra la prensa aprobada bajo la nueva cobertura legal que, en opinión de los críticos, quebranta el marco de libertades de la excolonia. 

Martillo pilón

Jimmy Lai es uno de los más conspicuos líderes del movimiento prodemocrático. Su diario, un tabloide que se popularizó con chafarderías sobre celebridades, es un martillo pilón contra Pekín y el gobierno local desde el que se anima a las movilizaciones masivas. Sus páginas suelen incluir, en las vísperas de las protestas, páginas con consignas que muchos de los participantes recortan y muestran en las calles.

Sus lazos con Washington se habían intensificado en los últimos meses en reuniones con el secretario de Estado, Mike Pompeo, el vicepresidente, Mike Pence, o el antiguo asesor presidencial, John Bolton. No hay asunto que irrite más a Pekín que las intervenciones foráneas en asuntos que considera incondicionalmente propios. 

"Señal nueva y oscura"

Durante el día se han escuchado voces que certifican el final de la libertad de prensa. La Asociación de Periodistas de Hong Kong ha reconocido que “nunca hubiéramos pensado, dos o tres meses atrás, que una sede de un diario podría ser registrada de esta forma”. El Club de Corresponsales Extranjeros, por su parte, ha interpretado la operación como “una señal de la nueva y oscura fase de erosión de la reputación global de la ciudad”.  

Temas Hong Kong