05 ago 2020

Ir a contenido

Contagios siguen en aumento

Perú extiende el estado de emergencia y aplaza reanudar vuelos internacionales por el COVID-19

La "nueva normalidad" ha vuelto a disparar las cifras de contagios por coronavirus que según el Ministerio de Salud superaron los 400.000

El Periódico

En los últimos días se ha registrado un leve aumento del virus, particularmente en Lima.

En los últimos días se ha registrado un leve aumento del virus, particularmente en Lima. / AP

El Gobierno de Perú, el séptimo país del mundo con más casos acumulados de COVID-19, no contempla reanudar los vuelos internacionales antes de final de año después de que este viernes ampliase la cuarentena en cinco regiones y la retomase en zonas como la histórica y turística ciudad de Cusco.

Seguirán en cuarentena hasta al menos el 31 de agosto las regiones de Arequipa, San Martín, Ica, Junín y Huánuco, mientras que en los departamentos de Áncash y Madre de Dios se ha mantenido el confinamiento en aquellas provincias más sensibles, lo que incluye sus capitales Huaraz y Puerto Maldonado, respectivamente.

Entre las zonas que volverán al confinamiento después de que se hubiese levantado el 1 de julio está la ciudad de Cusco, la antigua capital del imperio incaico y parada casi obligatoria para visitar las ruinas de la ciudadela de Machu Picchu, que de momento continúa sin abrir de nuevo sus puertas a visitantes.

El gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, reanudó este viernes sus funciones después de recibir el alta médica tras haber sido uno de los contagiados por el coronavirus en esta región andina del sur de Perú.

Allí anunció que los dos hospitales de la capital cusqueña ampliarán con 90 camas la capacidad de sus áreas para pacientes de COVID-19, una respuesta al inminente colapso del hospital temporal que funcional en el Estadio Inca Garcilaso de la Vega, donde diariamente hay largas colas para hacerse el descarte del virus.

Además de Cusco, también volverán al confinamiento otras importantes ciudades como Ilo y Tacna, en el sur limítrofe con Chile; y Puno, a orillas del lago Titicaca, en la frontera con Bolivia.

Sin fecha para vuelos internacionales

Durante este próximo mes Perú mantendrá todas sus fronteras cerradas, por lo que los vuelos internacionales seguirán suspendidos, a pesar de que las aerolíneas y el sector turísticos esperaban que las conexiones aéreas con el extranjeros estuviesen en la cuarta fase de reactivación económica que comienza este mes.

La ministra de la Comercio Exterior y Turismo, Rocío Barrios, admitió que el horizonte contemplado por el Gobierno para retomar los vuelos internacionales de carácter regular es "finales de año o principios del siguiente".

Barrios consideró "aventurado" adelantar el retorno del tráfico aéreo internacional en Perú aunque aclaró que la decisión está en constante evaluación de manera conjunta por los ministerios de Transportes y Comunicaciones, Comercio Exterior y Turismo, Salud, y Relaciones Exteriores.

"Vamos a fomentar el turismo nacional para finales de año con medidas de seguridad y también con la capacidad de respuesta para reabrir después los vuelos y el turismo internacional", indicó Barrios.

Estas declaraciones contrastan con los planes iniciales del Ejecutivo que preveían una vuelta de los turistas extranjeros entre agosto y octubre, tal y como sugirieron algunos ministros cuando en mayo se comenzaron a flexibilizar algunas medidas del confinamiento.

Desde el 15 de julio se reanudó solamente el transporte interprovincial de pasajeros entre aquellas provincias que no están en cuarentena, pero a un nivel de traslados por aire y tierra muy inferior al habitual antes de la emergencia.

"Pequeño incremento" de contagios

Sin embargo, la "nueva normalidad" ha vuelto a disparar las cifras de contagios, que el miércoles superaron los 400.000 casos acumulados y el jueves las 19.000 muertes confirmadas, pero la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, prefirió no hablar de rebrotes, pues durante julio los contagios diarios no bajaron nunca de 2.500.

"Sí hay un pequeño incremento", admitió Mazzetti, que pidió estar muy vigilantes de las cifras para no perder de vista el comportamiento de la enfermedad en el país.