07 ago 2020

Ir a contenido

ataque armado

Un abogado mata al hijo de la jueza que investiga cuentas de Jeffrey Epstein

El asesino parece ser un antifeminista que fue hallado muerto en su domicilio de Nueva York, según el FBI

Daniel Anderl, un estudiante universitario de 20 años, recibió un disparo en el corazón al abrir la puerta de su casa

Efe

Periodistas apostados frente a la casa de la magistrada Salas.

Periodistas apostados frente a la casa de la magistrada Salas. / Mark Lennihan

El hijo de la jueza federal hispana Esther Salas falleció el domingo en un ataque armado a su casa de Nueva Jersey por parte de una persona vestida como un mensajero y que hirió también al marido de la magistrada que investiga las cuentas de Jeffrey Epstein.

La semana pasada, a Salas le fue asignada una demanda contra el banco Deutsche Bank por parte de inversores que consideran que la entidad no examinó los riesgos de vinculación con ciertos clientes prominentes, como el fallecido millonario acusado de abusos a menores Jeffrey Epstein, quien se suicidó hace un año. 

El asesino del hijo de Salas parece ser un abogado antifeminista que fue hallado muerto el lunes. El FBI identificó al abogado Roy Den Hollander como "el principal sospechoso" en el tiroteo ocurrido en el domicilio de la jueza Esther Salas en North Brunswick, en Nueva Jersey, el domingo de tarde, dijo la fiscalía de Nueva Jersey en un comunicado.

Según fuentes policiales citadas por la prensa local, Den Hollander se habría suicidado. Fue hallado muerto el lunes en su casa en el estado de Nueva York, a unos 100 km del lugar del crimen.

El hijo de la jueza, Daniel Anderl, un estudiante universitario de 20 años, atendió la puerta de su casa el domingo a las 17h00 local y recibió "un disparo en el corazón" de parte de un hombre enmascarado, vestido como si fuese un repartidor del correo privado FedEx, dijo a periodistas el alcalde de North Brunswick, Francis "Mac" Womack, amigo de Salas.

El esposo de Salas, Mark Anderl, de 63 años, un conocido abogado penal, fue herido de bala y se encuentra hospitalizado en estado crítico pero estable tras ser operado, añadió.

La jueza, de 51 años y de origen cubano, se encontraba en ese momento en su domicilio pero no fue herida en el tiroteo, según la prensa local.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, envió sus "profundas condolencias" a la magistrada y a su familia en un comunicado, y dijo que movilizó "los recursos totales del FBI" para investigar el crimen.