Efectos de la pandemia

Así será la logística de la cumbre de la reconstrucción de Europa

Delegaciones reducidas, desinfección de salas en cada pausa, obligatoriedad de llevar mascarilla cuando no se respete el metro y medio de distancia, ascensores exclusivos para los líderes europeos y sin presencia de periodistas

Mascarillas con la bandera de la UE.

Mascarillas con la bandera de la UE. / DPA / Harald Tittel

1
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

Los detalles prácticos de la primera cumbre presencial que celebran esta semana los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE ya están listos e implicarán cambios logísticos importantes para minimizar los riesgos de contagio de coronavirus. Por ejemplo, no habrá el habitual saludo protocolario a la llegada de los líderes europeos, que solo podrán entrar en la sede del Consejo acompañados de un máximo de seis personas, las salas de reunión serán desinfectadas en cada pausa y la mascarilla será obligatoria cuando no sea posible respetar una distancia mínima de seguridad de metro y medio.

“Es esencial para proteger plenamente la salud de los líderes, sus asesores y de todo el personal que les apoya y por eso se han adoptado muchas precauciones”, explican fuentes del Consejo sobre unas medidas de seguridad y sanitarias previstas para celebrar “un Consejo Europeo seguro y exitoso”. Y para ello, lo primero ha sido reducir el tamaño de las delegaciones, habitualmente formadas por 19 personas, a solo 6 mientras que los periodistas no tendrán acceso a la sede del Consejo.

Aire fresco, no reciclado

Noticias relacionadas

Además, solo se utilizarán las salas más grandes para garantizar una distancia física suficiente, serán desinfectadas tras cada encuentro y el aire no será reciclado sino fresco. El encuentro entre los 27 tendrá lugar en la sala 5 del edificio Europa, de 850 metros cuadrados, diseñada para albergar las grandes cumbres de la UE con organismos multilaterales y en la que pueden sentarse hasta 350 personas. Esto significa que los 31 o 32 dirigentes –más los 3 o 4 asesores que se sentarán en las filas de detrás- estarán bien distanciados. 

Aún así, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha escrito a sus colegas pidiéndoles que lleven puesta la mascarilla al inicio de la reunión y en cualquier momento en que no sea posible mantener la distancia. Quienes sí tendrán que llevarla todo el rato será el personal técnico y de catering, fotógrafos o cámaras entre otros. El Consejo también ha dispuesto el uso exclusivo de algunos ascensores, limitados a dos personas, solo para los líderes europeos. Si alguien tiene síntomas de covid-19, apuntan fuentes del Consejo, tendrá que abandonar la reunión.