26 oct 2020

Ir a contenido

Macron indigna a las militantes feministas

El nuevo ministro del Interior está acusado de violación y el de Justicia es famoso por sus declaraciones machistas

Eva Cantón

Manifestación feminista contra la designación de dos ministros franceses, en París.

Manifestación feminista contra la designación de dos ministros franceses, en París. / AFP / THOMAS COEX

En las cercanías del Palacio del Elíseo, donde se ha celebrado el primer consejo de ministros del nuevo Gobierno francés, varias militantes de Femen con el pecho desnudo han intentado dejar ramos de flores para simbolizar la muerte de las promesas que en su día hizo Emmanuel Macron de convertir la igualdad de género en el eje de su mandato. “Remodelación sexista!”, gritaron antes de ser desalojadas por la policía.

Las asociaciones feministas consideran una provocación el nombramiento de Gérald Darmanin como ministro del Interior, a pesar de estar siendo investigado por violación, y del abogado Eric Dupond-Moretti, conocido por sus declaraciones machistas, al frente de Justicia.

Darmanin, de 37 años, exportavoz de Nicolas Sarkozy y ministro de Presupuesto en el anterior Ejecutivo, sube en el escalafón a pesar de que a mediados de junio el Tribunal de Apelación de París ordenó reabrir la investigación de una denuncia por violación presentada en el 2009. El tribunal consideró que el archivo del caso tenía que revisarse por un defecto de forma.

Pésima señal

Darmanin no está imputado, que es la línea roja establecida por Macron para garantizar la moralidad de la vida pública, pero para el movimiento feminista la señal que envía el Elíseo es pésima. En el palacio presidencial, en cambio, argumentan que la denuncia contra Darmanin parece evolucionar “por el buen camino” y que “no obstaculiza” la promoción del ministro.

En el caso del nuevo ministro de Justicia, las asociaciones recuerdan su oposición a la creación del delito de ofensa sexista aprobado en el 2018. “Eso depende de la educación de cada uno. “¿Es el Estado el que tiene que regular eso? ¿Tiene el Estado que reglamentar todos los comportamientos? No lo creo”, declaró en su momento en BFMTV.

Su escasa sensibilidad con la causa feminista la demostró igualmente durante el juicio por violación del exsecretario de Estado George Tron, cuando dijo que “a los 30 años nadie es un florero incapaz de decir que no a un hombre que te toma la delantera”.

Tampoco se olvidan de su ensañamiento con la asociación europea contra la violencia hacia las mujeres en el trabajo (AVFT) . “Está bien que la palabra de las mujeres se libere, pero están ustedes preparando un curioso modo de vida a las generaciones futuras”, recogió en su día la revista 'Les Inrocks'. “Señoras y señores del jurado, si vuestro hijo le toca la rodilla a una amiga en su coche, es eso una agresión sexual?”, preguntó en otra ocasión en el tribunal de Bobigny.

La asociación ‘Osez le féminisme’ duda de que la lucha contra la violencia sexista pueda avanzar “con un violador en Interior y un machista en Justicia”, y denuncia en su cuenta de Twitter que el nuevo Gobierno es “una vergüenza”. La militante Caroline De Haas va más allá y dice que  “Macron podría haber escupido directamente a la cara de las mujeres víctimas de violencia, habría sido lo mismo”

Dimisión

“Tres años después de #metoo, el Gobierno nos lleva por un camino que nos condena a una marcha atrás”, critican en un comunicado varias organizaciones y personalidades políticas que reclaman la dimisión de los dos ministros.

Recuerdan que en Francia el 76% de las denuncias por violación son archivadas, que el 82% de las víctimas no son bien recibidas cuando acuden a denunciar y que sólo se condena al 1% de los violadores.

“Animo al movimiento feminista con semejantes interlocutores para interrogar al sistema policial y judicial”, ha tuiteado una de las fundadoras del colectivo Les Effronteés. “Os burláis de nosotras”, ha lamentado la asociación Nous Toutes.

 “Hemos entendido y recibido bien el mensaje sexista enviado a todas las mujeres por los dirigentes de este país. Responderemos”, han prometido las militantes de Femen.