11 ago 2020

Ir a contenido

CONSULTA ELECTORAL EN RUSIA

El Kremlin, eufórico, canta victoria mientras la oposición denuncia manipulaciones

EEUU, molesto con Moscú por el desarrollo de la votación sobre la reforma electoral mientras la UE pide que se investiguen las irregularidades

Marc Marginedas

El presidente ruso, Vladímir Putin, este jueves durante una videoconferencia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, este jueves durante una videoconferencia. / ALEXEI DRUZHININ (SPUTNIK) (AFP)

El Kremlin ha dado este jueves rienda suelta a la euforia, una vez finalizado el recuento de los votos en la consulta sobre la reforma electoral que permitirá al presidente de Rusia, Vladímir Putin, permanecer en el poder hasta el 2036 si ese es su deseo. Ignorando todas las críticas realizadas por observadores independientes y las denuncias de manipulación e irregularidades vertidas en los medios de comunicación que escapan del control gubernamental, el portavoz presidencial, Dmitri Peskov, ha destacado que el resultado demuestra el alto grado de confianza que los ciudadanos depositan en el líder del Kremlin.

"Esto es considerado definitivamente un triunfo; lo que tuvo lugar fue en efecto un victorioso referéndum sobre la confianza en Putin", ha declarado Peskov. Esta valoración contradice lo que han venido señalando en las últimas semanas las encuestas realizadas por los institutos de opinión independientes, que cifran cerca de un 60% su índice de popularidad, que, pese a ser aún elevado en comparación con lo que se estila en Europa, es el más bajo desde su llegada al poder, y la menguante confianza que merece su gestión, que se había reducido al 28%. Ambas cifras están muy alejadas de los resultados finales difundidos por la Comisión Electoral Central: cerca del 78% de los votantes aprobaron el paquete de enmiendas a la Carta Magna rusa, con un porcentaje de participación superior al 67%.

Navalny no reconoce los resultados 

Por contra, el líder opositor Alekséi Navalny ha cargado las tintas en las irregularidades denunciadas, y ha indicado que su movimiento "nunca reconocerá" los resultados de la votación, lo que implica considerar como "ilegítimos" los cambios introducidos en la Constitución. El popular bloguero anticorrupción ha descartado por el momento movilizaciones callejeras de sus partidarios, aunque ha prometido convocar a sus seguidores en otoño si a sus candidatos se les impide presentar sus candidaturas en las próximas citas electorales, en concreto en los comicios que tendrán lugar tras el verano en varias regiones.

La consulta ha suscitado también reacciones internacionales. Desde Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, ha evocado "la coerción de los electores, las presiones a los opositores y las restricciones a los observadores". Su colega de la UE, Peter Stano, ha instado a Moscú a investigar las denuncias de manipulación.