14 ago 2020

Ir a contenido

EN PLENA PANDEMIA

Un alcalde de Brasil anuncia que abrirá el comercio "muera quien muera"

El municipio tiene el hospital repleto de casos de covid-19

Efe

Una mujer en un restaurante en Río de Janeiro.

Una mujer en un restaurante en Río de Janeiro. / EFE / ANTONIO LACERDA

El alcalde de un municipio del nordeste de Brasil que tiene copada al 100% la capacidad de los hospitales para atención de pacientes con el covid-19 anunció que el próximo 9 de julio abrirá el comercio "muera quien muera". 

La afirmación del mandatario aparece en un video divulgado este jueves por las redes sociales por habitantes de Itabuna, un municipio del estado de Bahía que se volvió tendencia en Twitter. "Entonces, con la duda y con los nuestros muriendo por una cama en Itabuna, transferiré esa apertura (del comercio). Ordené publicar el decreto el día 8, para que el día 9 abra, muera quien muera", señaló el alcalde Fernando Gomes durante una entrevista el miércoles. 

La ciudad ha permanecido en confinamiento social desde marzo y tenía previsto iniciar la reapertura de actividades comerciales este jueves 2 de julio, pero decidió posponer la fecha por la falta de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) para pacientes con covid-19. 

Itabuna, un municipio de 200.000 habitantes y que solo cuenta con 30 camas para atención de pacientes con la COVID-19, ya suma 2.637 casos confirmados y 58 muertes por la enfermedad. 

500.000 afectados

Tras la polémica y las críticas que causaron las declaraciones del alcalde Gomes, la municipalidad divulgó un comunicado señalando que se habían "malinterpretado" sus palabras. 

Rio de Janeiro reabría este jueves sus bares y restaurantes tras un cierre de tres meses y en momentos en que Brasil supera los 60.000 muertos por la pandemia de coronavirus y se convierte en el segundo país globalmente más golpeado por el virus en términos absolutos.

Brasil ha flexibilizado las medidas de confinamiento impuestas por los estados, con una reactivación progresiva de la economía, pese a que la curva de contagios sigue en ascenso y a los llamados a la cautela de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo informó que en la última semana hubo por primera vez más de 160.000 infecciones globales diarias.

El número de decesos en el gigante suramericano, con una población de 212 millones de habitantes, trepó a 60.632 el jueves, con los estados de Sao Paulo y Rio a la cabeza, en casi 1,5 millones de casos.

En esta nueva fase de reapertura económica, los bares, restaurantes y cafés de la "cidade maravilhosa" están autorizados a recibir hasta un 50% de su capacidad, con dos metros entre mesas y prioridad para los espacios abiertos.  

El nordeste es una de las regiones más empobrecidas de Brasil, así como una de las más afectadas por la pandemia del coronavirus, con cerca de 20.000 muertes y 500.000 infectados, prácticamente la tercera parte del total del país.