06 ago 2020

Ir a contenido

RUSIA TRAS LA PADEMIA

Putin sube los impuestos a los ricos antes de la votación sobre la reforma constitucional

El presidente decreta también medidas de apoyo social a pocos días de que que los ciudadanos se pronuncien en las urnas sobre su presidencia vitalicia

Marc Marginedas

El presidente Putin este miércoles durante el desfile por el 75 anuversario de la victoria sobre los nazis en la segunda guerra mundial.

El presidente Putin este miércoles durante el desfile por el 75 anuversario de la victoria sobre los nazis en la segunda guerra mundial. / AP / SERGEY PYATAKOV

Una subida de dos puntos en la tasa del impuesto sobre la renta que pagan los ciudadanos más adinerados de Rusia, así como un subsidio de 10.000 rublos a todas las familias del país por cada hijo menor de 16 años que tengan a su cargo. Éstas son dos de las medidas estrella anunciadas por el presidente ruso, Vladímir Putin, en una larga intervención televisada este martes, pronunciada a escasos días de que se abran los colegios electorales para someter a votación un polémico proyecto de reforma constitucional que convertirá al líder del Kremlin en presidente vitalicio 'de facto'. 

La proclama de Putin sobre impuestos introduce por vez primera en Rusia en dos décadas el concepto de fiscalidad progresiva, donde las rentas más elevadas pagan más al erario público. Hasta ahora, estaba vigente pata toda la ciudadanía una tasa plana del 13%, considerada por muchos como injusta en un país donde se han llegado a amasar grandes fortunas. El incremento afectará a aquellos cuyas ganancias brutas superen los cinco millones de rublos anuales (unos 64.200 euros), y los ingresos extra que reciba la Hacienda rusa serán dedicados, según Putin, a "los niños con  enfermedades raras, la compra de medicamentos caros, equipos y medios para la rehabilitación y operaciones con tecnología punta".

Otrs decisiones

El jefe del Estado ruso ha dado a conocer también otras decisiones con las que aparentemente intenta granjearse las simpatías ciudadanas, en un momento en que los sondeos de opinión muestran que su índice de popularidad ha mermado debido a la gestión de la pandemia. Las familias rusas recibirán por cada hijo o hija menor de 16 años la suma de 10.000 rublos (unos 130 euros) el próximo mes, así como la expansión del programa de ayudas monetarias a quienes hayan contraído hipotecas, todo ello para interntar amortiguar los perjuicios de la pandemia entre los ciudadanos. 

Putin ha dedicado el grueso de su discurso a defender la gestión de la pandemia. Aunque ha admitido "problemas" y "deficiencias", ha enfatizado que "el sistema de salud ruso ha demostrado que responde "de manera eficaz" a situaciones de emergencia y que puede "incrementar sus capacidades" en un escaso lapso de tiempo.  Según él, las medidas adoptadas en febrero y marzo, como el cierre de la frontera con China y las cuarentenas establecidas, "han salvado a decenas de miles de vidas".