06 jul 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria mundial

Miles de jóvenes de París celebran la fiesta de la música ajenos al coronavirus

Los participantes en las fiestas callejeras bailaron en las calles sin respetar las consignas sanitarias, lo que ha generado polémica en Francia donde actualmente se contabilizan 81 focos epidémicos.

Eva Cantón

Imagen del jardín de Villemin lleno de jóvenes en el festival que cada año se celebra en el día de la música.

Imagen del jardín de Villemin lleno de jóvenes en el festival que cada año se celebra en el día de la música. / AFP / ABDULMONAM EASSA

Sin mascarilla, sin distancia física y, aparentemente, sin miedo al coronavirus que sigue circulando en Francia, miles de jóvenes bailaron con ganas este domingo en París durante la fiesta de la música dejando escenas que han generado tanta perplejidad como alarma en las redes sociales.

“Esto no es en absoluto lo que implica el llamado desconfinamiento progresivo. Entiendo que la fiesta de la música sea liberadora pero ¿no se podía haber evitado este año? Si la epidemia se reactiva sería también catastrófico desde el punto de vista psicológico”, ha escrito en Twitter Gilbert Deray, médico jefe del hospital Pitié-Salpetrière, centro de referencia del tratamiento del coronavirus en la capital francesa.

Los conciertos espontáneos y las reuniones de más de diez personas en el espacio público siguen estando prohibidos pero este domingo era casi imposible pasar por zonas como el Canal Saint Martin o el Parque de Villemin donde, sorteando algún chaparrón esporádico, una masa compacta de espectadores seguía el ritmo house del colectivo ‘Aperitivo electrónico’.

La fiesta, que se extendió por las calles aledañas al parque, se prolongó hasta las dos de la madrugada obligando a la policía a intervenir para dispersar a los verbeneros. Abucheados, los agentes detuvieron a siete personas. También fue evacuada la explanada de los Inválidos sobre las cuatro de la madrugada en un ambiente de cierta tensión.

En Estrasburgo, Burdeos o Nantes se produjeron más o menos las mismas aglomeraciones juveniles. El ministro de Cultura, Franck  Riester, había apelado a la responsabilidad “individual y colectiva” de sus compatriotas, evidentemente con poco éxito.

"No se puede prohibir todo"

Sin embargo, este lunes ha declarado que “globalmente, a escala nacional las consignas se han respetado”. “Hubo algunas personas que no las respetaron y lo lamentamos. Lo sentimos” ha reconocido el ministro, que nunca barajó la posibilidad de cancelar la fiesta de la música.

A pesar de los riesgos sanitarios, el Gobierno parece haber optado por jugar la carta de la tolerancia para dar un respiro a los jóvenes y agradecer a artistas y músicos su labor durante el confinamiento.

No se puede prohibir todo, ni poner un policía detrás de cada persona”, ha reaccionado el ministro de Educación, Jean Michel Blanquer en France Inter. La titular de Transición Ecológica, Elisabeth Borne, mientras, ha pedido prudencia. “Si no queremos una segunda ola, hay que estar atentos”, recordó.

Muchos internautas han expresado su temor a que la fiesta de la música se convierta en el pistoletazo de salida de un nuevo brote de covid-19. Francia ha registrado 7 muertos por coronavirus en las últimas 24 horas mientras el numero de personas en UCIs permanece estable en 715. La enfermedad ha causado 29.640 fallecidos y actualmente se contabilizan 81 focos epidémicos.