10 ago 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN DEL SARS-COV-2

Un equipo de científicos de Florida descubre una mutación que hace más eficaz al covid-19

Los casos confirmados de coronavirus en el estado costero se incrementaron en 2.581 en las últimas 24 horas, el mayor aumento diario desde el 1 de marzo, según datos oficiales

El Periódico

Una científica investiga el coronavirus, en un laboratorio de Victoria (Australia).

Una científica investiga el coronavirus, en un laboratorio de Victoria (Australia). / EFE / EPA

Un equipo del Instituto de Investigación Scripps de Florida ha descubierto que una leve mutación genética en el coronavirus SARS-CoV-2 incrementa de manera significativa su capacidad para infectar las células, según un comunicado de la institución.

La viróloga Hyeryun Choe, autora principal del estudio, dijo que pudieron determinar en los sistemas de cultivo celular que "los virus con esa mutación son mucho mas contagiosos que los que no la tienen". Lo que hace la mutación D614G es incrementar hasta 4 ó 5 veces el número o la densidad de "espigas" funcionales existentes en la superficie viral y a la vez hacerlas más flexibles.

Las espigas, que le dan al virus su aspecto de corona, son precisamente las que le hacen capaz de infectar las células, apuntando a los receptores celulares ACE2. "Nuestros datos son muy claros, el virus se hace mucho más estable con la mutación", dijo Choe.

Ha ido evolucionando

Según el comunicado del Instituto de Investigación Scripps, que tiene sede en Jupiter (sureste de Florida), la variante del SARS-CoV-2 que circuló en los primeros brotes no tenía la mutación D614G, que es ahora la variante dominante en gran parte del mundo. Según Michael Farzan, coautor de la investigación y copresidente del Departamento de Inmunología y Microbiología de Scripps, ninguna de las secuencias del SARS-CoV-2 depositadas en la base de datos GenBank tenía la mutación. En marzo ya aparecía en una de cada 4 muestras y en mayo en el 70 % de las muestras, señaló.

Choe y Farzan, que realizaron su investigación con virus inocuos diseñados para producir proteínas claves del coronavirus, advierten que se necesitan estudios epidemiológicos adicionales para determinar si lo que ellos han comprobado sobre una mayor efectividad para contagiar las células a causa de la mutación sucede también en "el mundo real".

Ambos científicos han estudiado los coronavirus desde hace casi 20 años, desde que se registro el primer estallido de SARS, y en 2003 fueron los primeros en descubrir que el SARS apuntaba a los receptores ACE2 de las células, como hace el SARS-CoV-2.

Además de Choe y Farzan, también trabajaron en esta investigación respaldada por el Centro Nacional de Salud, los científicos Lizhou Zhang, Cody Jackson, Huihui Mou, Amrita Ojha, Erumbi Rangarajan y Tina Izard, todos ellos del Instituto Scripps. 

Rebrote en Florida

En el mimso estado de Florida los casos confirmados de covid-19 se incrementaron en 2.581 del viernes al sábado, el mayor aumento diario desde el 1 de marzo, según datos oficiales.  Es el tercer día consecutivo en que los casos nuevos establecen un récord. El jueves fueron 1.698 y el viernes 1.902, lo que ha incrementado la preocupación, pues Florida hace ya un mes y medio que salió del confinamiento por la pandemia. 

La mayor parte del estado está en la Fase 2, lo que significa que casi todo ha vuelto a funcionar y se permiten reuniones de hasta 50 personas, aunque con ciertas restricciones y medidas como el uso de mascarillas, además de la consabida distancia de seguridad. 

Según el Departamento de Salud de Florida, desde el 1 de marzo y hasta este sábado, 73.552 personas han contraído el virus y de ellas 2.975 han muerto a causa del coronavirus en este estado sureño, que es el octavo más afectado por la pandemia a nivel nacional.