25 sep 2020

Ir a contenido

TRAS LA MUERTE DE GEORGE FLOYD

El mundo protesta contra el racismo

Miles de manifestantes desafían el veto sanitario y salen a la calle en Londres, París, Tokio, Seúl, Berlín y Washington, entre otras ciudades

Cerca de 10.000 australianos desafían las recomendaciones del Gobierno y protestan contra la discriminación que sufren los aborígenes

Efe / Afp

Manifestación en París contra el racismo de las fuerzas policiales, este sábado.

Manifestación en París contra el racismo de las fuerzas policiales, este sábado. / EFE / YOAN VALAT

Miles de manifestantes desafiaron las advertencias o directamente prohibiciones de las autoridades y salieron este sábado a la calle en ciudades como París, Londres y Sídney a protestar contra la muerte de George Floyd, el racismo policial y el racismo en general. Las protestas se sucedieron en multitud de ciudades más como Berlín, Tokio, Seúl, y México DF.

En París, unas 1.000 personas se reunieron en la plaza de la Concordia, cerca de la Embajada de EEUU, y denunciaron la violencia de la policía francesa. Con gritos de "¡Justicia para todos!" y pancartas de: "Black Lives Matter" (las vidas negras importan), los manifestantes intentaron llegar a las puertas de la legación diplomática, pero las fuerzas antidisturbios se interpusieron. El prefecto de Policía de París había prohibido la manifestación por cuestiones sanitarias, toda vez que en Francia siguen vetadas las reuniones de más de 10 personas. Otras ciudades francesas como Rennes y Albi acogieron sus propias manifestaciones de protesta.

La manifestación contra el racismo en Londres. / AP / ALBERTO PEZZALI

Protestas "ilegales" en Reino Unido

Otro tanto ha ocurrido en el Reino Unido, y también contra la opinión de las autoridades. Miles de personas se han manifestado o piensan manifestarse contra el racismo pese a las advertencias sanitarias del Gobierno y la policía. En Londres, una multitud se ha congregado en la plaza del Parlamento, en el centro de la ciudad, a pesar de la advertencia de la comisaria de la Policía Metropolitana, Cressida Dick, quien recordó a los manifestantes que las concentraciones de más de seis personas son "ilegales".

La ministra del Interior británica, Priti Patel, ha urgido por su parte a la población a no participar en manifestaciones "por la seguridad de todos". En la misma línea que la Policía, Patel dijo que entiende "que la gente quiera expresar su opinión", pero conminó a "poner la salud pública por delante". Las protestas en el Reino Unido se han sucedido sin pausa en los últimos días y el miércoles pasado acabaron con 13 detenidos.

10.000 manifestantes en Australia

Pero quizá donde más multitudinaria ha resultado la respuesta a la convocatoria ha sido en Australia, donde más de 10.000 manifestantes desafiaron las súplicas del Gobierno y la policía para exigir en las calles de Sídney y otras ciudades justicia para la población aborigen, en una marcha, como las demás, alimentada por la reacción internacional a muerte de George Floyd. La marcha de Sídney fue ilegalizada temporalmente el viernes por el Supremo del estado, antes de que una apelación exitosa a última hora del día diera vía libre a los manifestantes.