09 jul 2020

Ir a contenido

protestas raciales

Las hogueras prenden junto a la Casa Blanca

Trump se protegió en el búnker de la Casa Blanca la noche del viernes mientras los manifestantes forcejeaban con los agentes del servicio secreto

Efe

Protesta frente a la Casa Blanca en Washington.

Protesta frente a la Casa Blanca en Washington. / JM LO SCALZO/EFE

A pesar del toque de queda decretado por las autoridades en Washington, los manifestantes salieron una noche más por las calles de la capital de Estados Unidos y se acercaron hasta su corazón, la Casa Blanca, donde prendieron hogueras igual que en otras calles de la ciudad. La restricción, que se hizo efectiva a partir de las 11 de la noche, hora local, e incluía el despliegue de la Guardia Nacional, no impidió que los manifestantes volvieran a concentrarse  y desobedecieran la orden de irse. El toque de queda se decretó en al menos 40 ciudades de todo el país.

Grupos de manifestantes llegaron a enfrentarse con el servicio secreto del presidente Donald Trump, que se vio obligado a refugiarse en el búnker de la Casa Blanca por precaución.

Una jornada más se produjeron incendios en edificios y nuevos saqueos. Varios comercios fueron calcinados y se atacaron con piedras y otros objetos las fachadas de varios establecimientos. El Departamento de Bomberos del Distrito de Columbia informó en su cuenta de Twitter de incendios en el sótano de la Iglesia Episcopal St. John's, así como en una instalación ubicada en el Lafayette Square (la plaza situada frente a la casa presidencial) y en la sede de AFL-CIO, la mayor plataforma de sindicatos del país.

Hacer justicia

Los manifestantes volvieron por tercer día consecutivo a la Casa Blanca y luego al Congreso, para reclamar justicia por el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd, que ha desencadenado movilizaciones en distintos puntos del país.

"Sin justicia no hay paz", era uno de los gritos más insistentes que se mezclaba con el "no puedo respirar", en alusión a las súplicas de Floyd, quien falleció el lunes pasado después de ser detenido de forma violenta bajo sospecha de haber intentado usar un billete falso de 20 dólares en un supermercado. Un policía le ahogó apretándole el cuello con la rodilla durante varios minutos.

Saqueos en el Soho

También en Nueva York se dieron saqueos en tiendas de moda del Soho y en múltiples establecimientos de electrónica y consumo de la Quinta Avenida, en una nueva jornada de disturbios y violencia callejera en la Gran Manzana.

Si bien durante el día las múltiples manifestaciones en contra del racismo por el caso George Floyd en los distritos de la Gran Manzana fueron pacíficas, grupos de jóvenes optaron por la violencia caída ya la noche, tanto en el Bajo Manhattan como, en menor medida, en el Barclays Center de Brooklyn.

Un problema de todos

Diana Moreno, una de las manifestantes, nacida en Los Ángeles y de padres guatemaltecos, explicaba: "Solo porque no nos afecta a nosotros como gente latina o blanca o no negra no significa que eso no afecta a las demás personas. Es un problema humano".

Richard, otro de los manifestantes, dijo que como una persona de piel blanca siente el deber de levantarse y alzar su voz para decir: "Si no estamos todos viviendo bien, nadie vive bien y no hay paz .

"Por el color de la piel se discrimina en los salarios, en el bienestar, en la salud y en la seguridad y yo no quiero vivir en un mundo que discrimina por el color de piel", afirmó.

El New York Times indicó que el presidente fue llevado al búnker en la noche del viernes mientras los manifestantes forcejeaban con los agentes del Servicio Secreto para retirar las barreras metálicas instaladas frente a la verja que rodea la residencia presidencial.

Según CNN, Trump estuvo en el búnker cerca de una hora antes de regresar al sector de la Casa Blanca que le sirve de residencia, mientras en el exterior los manifestantes tiraban piedras y mantenían escaramuzas con los agentes.

Ninguno de los dos medios aclaró si la primera dama, Melania Trump, y su hijo Barron tambiénn fueron llevados al búnker.

El presidente criticó a Washington, D.C., a la alcaldesa Muriel Bowser (D) en un tweet el domingo por la mañana después de la protesta, acusándola de no permitir que la policía de DC ayude a los agentes del Servicio Secreto.

Se da la circunstancia de que después de esos incidentes, Trump alabó en su cuenta de Twitter el, "gran trabajo" del Servicio Secreto de la noche anterior frente a revoltosos "totalmente profesionales".

"Estaba adentro (de la Casa Blanca), observaba cada movimiento y no podría haberme sentido más seguro", agregó. 

Trump también criticó duramente a la alcaldesa de la capital, Murien Browser, de quien dijo que "no permitió que la policía de D.C. se involucrara (en el control de las protestas). 'No es su trabajo'. ¡Bien!", escribió el gobernante en su tuit.

"Mientras él se esconde detrás de su cerca con miedo/solo, yo estoy con las personas que ejercen pacíficamente su Primera Enmienda (el derecho a la libertad de expresión) justo después del asesinato de #GeorgeFloyd y cientos de años de racismo institucional",, le respondió la alcaldesa.

George Floyd es el afroamericano muerto el pasado lunes en Mineápolis (Minesota) a manos de la policía, un incidente que ha generado violentas protestas por todo Estados Unidos.