02 dic 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Los países del norte oficializan su rechazo al plan franco-aleman de recuperación

Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia proponen un fondo de emergencia temporal basado únicamente en préstamos

Silvia Martinez

El primer ministro holandés, Mark Rutte. 

El primer ministro holandés, Mark Rutte.  / EVA PLEVIER (REUTERS)

Los llamados ‘frugales’, el grupo de países que conforman Austria, Dinamarca, Suecia y Países Bajos, tampoco han esperado a que la Comisión Europea presente este miércoles el marco financiero plurianual de la UE para el período 2021-2027 y el nuevo fondo de reconstrucción para marcar territorio y oficializar su rechazo al plan de 500.000 millones de euros propuesto esta semana por Angela Merkel y Emmanuel Macron para ayudar a los países más golpeados por el coronavirus. 

Frente a la estrategia de transferencias promovida por el eje franco-alemán, los cuatro países del norte insisten en un plan basado en “créditos por créditos”, en condiciones favorables, y que se otorgarían tras una exhaustiva evaluación de los sectores y segmentos más golpeados por la pandemia. “La crisis del covid-19 está afectando a todos los estados miembros duramente y es interés de todos restaurar el crecimiento en las economías lo antes posible. Por tanto sugerimos la creación de un fondo de emergencia temporal para apoyar la recuperación económica y la resistencia de nuestros sistemas sanitarios frente a posibles nuevas oleadas”, defienden en un documento de dos páginas remitido al resto de capitales europeas y al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. 

Innovación y transición verde

Sin embargo, el documento subraya los puntos discrepantes. “Con lo que no podemos estar de acuerdo es con cualquier instrumento o medida que lleve a una mutualización de la deuda ni a incrementos significativos del presupuesto de la Unión Europea”, avisan en el texto. Su alternativa pasa por crear un fondo basado en “créditos por créditos” para apoyar a los sectores más golpeados y en el que la recuperación debe servir para que todos los estados miembros estén mejor preparados para la siguiente crisis. Y recuerda, “un compromiso fuerte con las reformas y el marco presupuestario es esencial para promover el crecimiento potencial”.

La idea de Austria, Dinamarca, Suecia y Países Bajos es que los préstamos se concentren en las actividades que más contribuyan a la recuperación, como la investigación y la innovación, el refuerzo de la resistencia del sector sanitario y la transición verde, para impulsar la agenda en materia de clima, crecimiento y digital. El plan, que no detalla la cantidad del nuevo fondo, si señala que deberá ser temporal, con “una cláusula de expiración a los dos años”, que “no puede conducir a ninguna mutualización de la deuda” y que deberán reforzarse los controles contra el fraude.

Un presupuesto de la UE limitado

Los cuatro países justifican su rechazo a la solidaridad que piden los países del sur como España, basada en transferencias y no en préstamos que les aboquen a un mayor endeudamiento, en que todos los Estados miembros sufrirán una contracción económica sin precedentes este año, con una recuperación parcial en 2021, lo que significa que tendrán que dedicar un mayor porcentaje de sus recursos nacionales al presupuesto de la UE en un momento en el que las finanzas públicas nacionales ya están bajo máxima presión. “Dedicar fondos adicionales a la UE, independientemente de cómo se financien, sobrecargará todavía más los presupuestos nacionales”, sostienen. 

De ahí que insisten que su posición sobre el nuevo presupuesto de la UE “no ha cambiado”, lo que significa que seguirán defendiendo un marco presupuestario del 1% de la Renta Nacional Bruta europea, una línea roja que llevó al fracaso la negociación en la cumbre de febrero pasado, la limitación de las contribuciones nacionales y el mantenimiento de las compensaciones (cheques) a los países que más contribuyen. 

Además, el gasto adicional que requerirá el covid19 proponen lograrlo redirigiendo fondos de “áreas que probablemente contribuirán menos a la recuperación” y sugieren adelantar dinero y concentrarlo los primeros años para impulsar la recuperación. “Nuestro objetivo es proporcionar financiación temporal y dedicada a través del Marco Financiero Plurianual y ofrecer préstamos favorables a aquellos que hayan sido más severamente afectados por la crisis”, concluye el documento que augura una dura negociación presupuestaria en las próximas semanas.