27 oct 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria

Brasil registara un nuevo récord de muertes por covid: 1.118 en un día

Los fallecidos en el gigante sudamericano pasan ya de 20.000 y los contagios de 300.000

Bolsonaro ugura que el 70% de la población pero clama por regresar a la normalidad

Abel Gilbert

Un entierro en Sao Paulo, la ciudad más afectada por el covid-19

Un entierro en Sao Paulo, la ciudad más afectada por el covid-19 / EFE Fernando Bizerra

El presidente Jair Bolsonaro criticó este jueves un proyecto aprobado por la Cámara de Diputados que autoriza multar a las personas que no utilizan las mascarillas en la vía pública y se exponen a contagiar o ser contagiadas de covid-19. "Lloramos a los muertos, pero tenemos que tener el coraje de enfrentarlo. Nadie discute que alrededor del 70% de la población adquirirá el virus", dijo, indiferente a los partes del Ministerio de Salud.

Brasil ha vuelto a romper un récord al registrar 1.188 nuevas muertes durante las últimas 24 horas. La cantidad total de fallecimientos supera las 20.000. Los casos positivos ascienden en tanto a 310.087 y convierten al gigante sudamericano en el tercer país del mundo con más contagios, solo superado por Estados Unidos (unos 1,5 millones) y  Rusia (317.000).

Brasil confirmó su primer caso de covid-19 en febrero y se llegó a los 10.000 decesos en 53 días. Esa cifra se duplico luego en 12 días. De acuerdo con el diario paulista 'Folha', que cita a expertos internacionales en salud pública, se espera que más de 100.000 brasileños pierdan la vida como consecuencia de la crisis sanitaria.

 La pobreza generalizada y la desigualdad social aumentan los factores de riesgo. "No hay duda de que el epicentro de la pandemia se está mudando a Brasil. Pero aquí la pandemia encontrará una población en una condición muy, muy precaria", dijo Alexandre Kalache, ex miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a The Financial Times. Sus predicciones causaron alarma.

El general Eduardo Pazuello, ministro interino de Salud, ha reconocido que el avance de la pandemia es inevitable en el interior del país. La megalópolis de Sao Paulo padece como ninguna otra ciudad los efectos del coronavirus. Su alcalde Bruno Covas advirtió que al ritmo actual el servicio de salud colapsará en dos semanas.

Covas es proclive a redoblar los rigores en la ciudad más grande de América Latina, contra las aspiraciones de Bolsonaro. El capitán retirado quiere que abrir la economía a toda costa. "Todos se benefician de un retorno responsable al servicio. La ansiedad de la población es enorme".