01 oct 2020

Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

La negociación 'postbrexit' hace agua

El negociador europeo, Michel Barnier, dice que la tercera ronda ha sido "decepcionante", que Londres no es "realista" y que debe cambiar de estrategia

El Gobierno británico acusa al equipo europeo de obstaculizar las conversaciones y exige un nuevo "enfoque" en la ronda que arrancará en junio

Silvia Martinez

El negociador europeo de ’brexit’, Michel Barnier, este viernes.

El negociador europeo de ’brexit’, Michel Barnier, este viernes. / FRANÇOIS LENOIR (EFE)

El tiempo se agota pero las negociaciones postbrexit avanzan cuesta abajo y sin frenos. "Sigue siendo una escuela de paciencia", ha reconocido este viernes el negociador europeo, Michel Barnier. A poco más un de mes de que se cumpla el plazo límite -finales de junio- para pedir una eventual prórroga del período transitorio, que expira el 31 de diciembre, sigue sin haber avances. La tercera ronda de negociaciones sobre el futuro acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido ha concluido esta semana con calificativos de "decepción", acusaciones mutuas y muy poco "optimismo".

"Todavía hay una verdadera falta de comprensión en el Reino Unido sobre las consecuencias objetivas, y a veces mecánicas, de la elección británica de abandonar el mercado único y la unión aduanera. Si el Reino Unido todavía tiene la intención de llegar a un acuerdo con la UE, tiene que ser más realista, superar esta incomprensión y cambiar de estrategia" porque "no se puede tener lo mejor de ambos mundos", ha avisado Barnier tras una ronda de 40 videoconferencias que ha calificado de "decepcionante" y en la que no se ha logrado "avances".

La misma lectura ha hecho desde Londres su homólogo David Frost, que ha acusado al equipo de Barnier de mantener un enfoque "ideológico" que "complica" la búsqueda de un acuerdo y de plantear "nuevas y desequilibradas propuestas. "Necesitamos un cambio de enfoque de la UE para la próxima ronda que arrancará el 1 de junio", ha avisado. Pese al tono en ambas capitales, el francés ha rechazado hablar de "riesgo de colapso" de las negociaciones y ha celebrado que su homólogo británico haya entendido que es necesario abandonar "posiciones maximalistas" y que hayan sido capaces de "iniciar el diálogo" entorno al futuro acuerdo pesquero y el acceso a las aguas británicas para la flota pesquera europea, uno de los elementos claves, aunque las posturas siguen siendo extremadamente divergentes.

Sin "discusión real"

Más allá de este pequeño pasito, las críticas han dominado las intervenciones. Según Barnier, el Gobierno británico sigue sin comprometerse con "una discusión real" sobre igualdad de condiciones y "juego limpio" en el ámbito económico y comercial para evitar la competencia desleal, ni a abordar la futura gobernanza entre ambos bloques ni a negociar sobre otros elementos que sin ser claves sí son "importantes y simbólicos", como la lucha contra el blanqueo de capitales, la participación del Parlamento Europeo, la Cámara de los Comunes y los agentes sociales en un mecanismo de consulta, o la cooperación en materia judicial y penal.

Por ejemplo, "el Reino Unido rechaza comprometerse a garantizar la protección de derechos fundamentales y libertades individuales" e "insiste en rebajar los estándares actuales del mecanismo de protección de datos", ha afeado Barnier, que ha vuelto a reiterar que pese al decepcionante balance siguen comprometidos a negociar un acuerdo de libre comercio, sin cuotas ni aranceles, en el escaso margen disponible. Eso sí ha reiterado que Bruselas no comerciará con "los valores europeos" porque "el juego limpio económico y comercial no está en venta". "No es que sea bueno tenerlo, es que es imprescindible", ha avisado recordando lo que lleva más de tres meses repitiendo: que sin el cumplimiento de unos estándares económicos, medioambientales y fiscales y un acuerdo pesquero "no habrá acuerdo comercial".

"No soy optimista, dada la incomprensión de los británicos sobre las condiciones para acceder a nuestro mercado, y su deseo, que no es realista, de querer tener todos los beneficios sin respetar las reglas de los estados miembros. Por eso les he invitado a cambiar de táctica o estrategia si quieren llegar a un acuerdo" porque "no vamos a llegar a un acuerdo a cualquier precio. Nunca llegaremos un acuerdo en detrimento del mercado interior y la unión aduanera porque nunca sacrificaremos el futuro y en ese futuro nuestro mercado interior es nuestro punto fuerte", ha zanjado.