crisis sanitaria

Bolsonaro pierde a su segundo ministro de Salud en medio de nuevos récords de muertes por covid-19

Nelson Teich duró apenas 28 días en el cargo y sería reemplazado por un militar

La renuncia se conoce en momentos de fuerte tensión política y rumores de una avanzada castrense

El dimitido ministro de Salud de Brasil, Nelsol Teich, en un acto el pasado martes.

El dimitido ministro de Salud de Brasil, Nelsol Teich, en un acto el pasado martes. / JOEDSON ALVES (EFE)

2
Se lee en minutos
Abel Gilbert

El Gobierno de ultraderecha brasileño concluye la semana con una nueva crisis política. Después de un nuevo récord de muertes por coronavirus, Nelson Teich, el ministro de Salud que había asumido 28 días atrás, presentó su dimisión. Teich, un oncólogo que había construido su prestigio en el ámbito de la medicina privada, había llegado al cargo en reemplazo de Luiz Henrique Mandetta, quien, al defender la cuarentena social provocó la ira del presidente Jair Bolsonaro. Al igual que su antecesor, Teich decidió abandonar su cargo por dos razones convergentes: nunca terminó de entender el funcionamiento de la salud pública y, a la vez, comprobó que era insostenible la relación con el capitán retirado. La única certeza a la que llegó el ministro renunciante es que Brasil se acerca a un desastre por la pandemia. El gigante sudamericano ya es el sexto país del mundo con más casos de covid-19, solo superado por Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, España e Italia. Las autoridades sanitarias reconocen que la pandemia ya ha matado a más de 14.000 personas.

El último chispazo entre Teich y Bolsonaro estuvo relacionado con el uso de la cloroquina para el tratamiento de los pacientes infectados. El presidente defiende a capa y espada la utilización de ese medicamento a pesar de que no se ha comprobado ningún efecto en la lucha contra la enfermedad.

De acuerdo con la prensa brasileña, el general Eduardo Pazuelo, a quien Bolsonaro había colocado como segundo de Teich, podría quedarse al frente del ministerio. Otro candidato citado es el contralmirante Luiz Froes, director de salud de la Marina. De confirmarse cualquiera de esos dos nombramientos se ampliaría la presencia castrense dentro del Gobierno. En la actualidad, nueve de sus 23 ministros son militares. Pero, a la vez, las Fuerzas Armadas tienen representación en otros puestos estratégicos de la administración política.

Noticias relacionadas

Reguero de deserciones

Bolsonaro ve perplejo cómo se desarma su coalición. Semanas antes dimitió Sergio Moro como ministro de Justicia en rechazo al intento presidencial de intervenir a la Policía Federal para evitar que investigara a sus hijos. El escándalo ha llegado a la justicia y puede tener inminentes derivaciones. En este conexto, el vicepresidente y exgeneral del Ejército, Hamilton Mourão, alertó de que Brasil puede enfrentarse a situaciones de "caos" y acusó a la prensa de ahondar la polarización. De acuerdo con el diario paulista Folha, "Mourão asusta al mundo político con un espantapájaros de intervención militar". Las declaraciones del exgeneral, añade, alimentan "la teoría de que Bolsonaro trataría la pandemia con desdén para que la crisis social empeorara hasta el punto de dar el autogolpe". Desde que se inició la cuarentena, Bolsonaro participó de dos manifestaciones en Brasilia a favor del cierre del Congreso. En su columna en la revista 'Carta Capital', Roberto Amaral sostuvo que en Brasil existe una "aprensión y un miedo dominantes" frente a esas amenazas.