15 ago 2020

Ir a contenido

LA SALUD DE LA BUENA GOBERNANZA

Democracias en regresión en el mundo

Un informe de la fundación alemana Bertelsman Stiftung alerta de que la erosión continúa en Europa central y del este y América latina

Avisa de que algunos gobernantes han aprovechado la crisis del covid-19 para acaparar más poder y acallar las voces más críticas

Silvia Martinez

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban. / BERNADETT SZABO (REUTERS)

El estado de salud de algunas democracias en el mundo se deteriora y la epidemia del covid-19 amenaza con agravar todavía más esta situación a raíz de la erosión del estado de derecho, la limitación de derechos políticos como la libertad de expresión o de reunión, la mayor inestabilidad económica y fiscal o el aumento de las desigualdades sociales. Es el diagnóstico recogido en un análisis que publica este miércoles la fundación Bertelsman Stiftung en el que alertan particularmente de la situación en Europa central y del este así como en América latina, dos regiones en las que la calidad democrática sigue perdiendo terreno.

El Indice de Transformación BTI, que la fundación alemana publica en base a un detallado análisis sobre los cambios registrados en términos de calidad de la democracia, economía de mercado o gobernanza en 137 países del mundo (74 calificados de democracias y 63 como autocracias), concluye que algunos países considerados recientemente como autocracias -Turquía, Nicaragua, Mozambique, Guatemala o Banglasesh- han aumentado sus tácticas represivas mientras que otros países considerados democracias -Moldavia, Filipinas o Zambia- han alterado derechos básicos de participación política y estado de derecho y están en pleno retroceso.

"En líneas generales hay más de 3.000 millones de personas que están ahora peor gobernados que hace diez años", advierten los investigadores, que alertan del deterioro sufrido especialmente en Hungría, Turquía, Brasil, India, México o Nigeria. El análisis pone el foco en Europa Central y del Este así como en América Latina, donde constatan un aumento de las violaciones de derechos civiles básicos en Nicaragua y Venezuela, una regresión autoritaria en Guatemala y Honduras donde la separación de poderes no existe, y una involución populista en Brasil y Colombia

Problemas en Hungría y Serbia

En cuanto a la región europea, el análisis alerta de que el retroceso democrático, que arrancó en el 2008, continúa y que la brecha entre países sigue aumentando. Así, mientras la democracia se ha consolidado en las tres repúblicas bálticas -Letonia, Estonia y Lituania- en países como Bulgaria, Polonia o Rumanía se ha deteriorado, lo mismo que en Serbia o Hungría. Este último Estado miembro de la UE ha pasado de ser considerado el tercero más democrático de la región, en el 2006, al tercero menos democrático. 

"Hungría y Serbia son solo dos ejemplos de una larga lista de países en la región en la que el estado de derecho está siendo atacado desde dentro", sostienen los expertos de la fundación Bertelsman Stiftung, poniendo el foco también en Albania, Croacia o Rumanía como ejemplo de países en los que la corrupción de los altos cargos sigue sin estar castigada o en los que el sistema judicial sigue sujeto a intimidación por parte del Gobierno. Otro ejemplo, es Polonia donde los equilibrios también están amenazados por el control que ejerce el partido Ley y Justicia, lo mismo que los medios de comunicación independientes. 

Concentración de poder

Los expertos también alertan de que la crisis sanitaria actual podría contribuir a erosionar todavía más la situación. De hecho, en varios países, jefes de estado y de gobierno cada vez más autoritarios, entre ellos el húngaro Viktor Orban, han aprovechado la oportunidad para expandir todavía más sus poderes y silenciar las voces más críticas. Aunque el caso húngaro representa "el ejemplo más grave en cuanto a erosión de la democracia", hay otros gobiernos que también han seguido una dirección similar, particularmente en cuanto a la limitación de la libertad de expresión y reunión se refiere. Es el caso de Serbia, Filipinas, Tanzania o Zambia

"En estos países, el estado de derecho ya ha sido socavado de manera preocupante en los últimos años  y si la concentración del poder ejecutivo continúa a raíz de la crisis del coronavirus su separación de poderes también corre el peligro de caer por debajo de los estándares democráticos mínimos, como ya ha sucedido en Turquía", señala el estudio.

Según sostiene el documento, casi una cuarta parte de todos los gobiernos han demostrado en los últimos dos años "menos voluntad y capacidad" de evolucionar especialmente en democracias defectuosas y nuevas autocracias como Turquía. Y, "en tiempos de una epidemia mundial, en los que se requiere una rápida adaptabilidad, una evaluación y comunicación transparentes, así como una cooperación informada entre muchos actores sociales, esta reducción en la calidad de la gobernanza podría tener un efecto aún más dañino", alertan.