11 ago 2020

Ir a contenido

REGRESO TRAS SU BAJA POR COVID-19

Johnson dice que aún no es el momento de suavizar el confinamiento

El primer ministro británico se reincorpora al trabajo en medio de un debate para iniciar la desescalada

Begoña Arce

Boris Johnson dice que aún no es el momento de suavizar el confinamiento. / FRANK AUGSTEIN / AP / VÍDEO: EFE

Ante la puerta de la residencia oficial de Downing Street, un mes después  de ser diagnosticado con el coronavirus,  que le llevó a la UCI, Boris Johnson ha pedido al país, paciencia y persistencia en el cumplimiento de las actuales medidas de aislamiento. Johnson ha retomado sus funciones como primer ministro, en un momento en el que “se han hecho progresos”, pero al mismo tiempo, “un momento de máximo peligro”. Si lo ciudadanos bajan la guardia y rebajan las normas de confinamiento puede haber un rebrote y, “no sólo sería una nueva ola de muertes, también un desastre económico”. “No tiremos por la ventana, todo lo que hemos conseguido. Os pido que contengáis vuestra impaciencia, porque creo que nos estamos acercando al final de la primera fase en este conflicto y a pesar de todo el sufrimiento, casi lo hemos logrado”.

Presiones crecientes

Johnson se enfrenta a presiones crecientes desde distintos sectores económicos y sociales para que alivie las actuales restricciones. Lo cierto es que con 4.000 nuevos infectados contabilizados el domingo, la epidemia está aún lejos de poder darse por parcialmente controlada. Johnson ha dejado claro que aún es pronto para levantar las medidas de confinamiento. El primer ministro indicó que en los próximos días se avanzará algo de los planes que se barajan para ir dejando atrás las restricciones actuales.  Los preparativos de la salida se llevan estudiando, indicó, desde hace semanas y  prometió que las decisiones se tomarán “con la mayor transparencia”. Aunque se seguirá dando prioridad al consejo de los científicos, se intentará también, “tratar de conseguir el máximo consenso con los negocios, las industrias, con todas partes del Reino Unido, de todos los partidos, incluidos los partidos de la oposición tan lejos como sea posible”.   

La epidemia en el Reino Unido se ha cobrado más de 20.000 vidas, sólo en los hospitales. Destacadas figuras del Partido Conservador, como Ian Ducan Smith o Andrea Leadson, empresarios conocidos por sus donaciones a la formación ‘tory’, como los billonarios, Peter Hargreaves y Michael Spencer, han pedido al primer ministro que reduzca las actuales restricciones. Tres miembros del Gabinete habrían mostrado también en privado su preocupación, al igual que varias figuras de la oposición, partidarios todos ellos de una suavización de las medidas de confinamiento, por miedo a daños económicos irreparables. Los propios ciudadanos empiezan a dar síntomas de cansancio y relajameinto en las normas impuestas. Hay más gente en las calles y mayor tráfico en las ciudades. Los británicos quieren información de las autoridades sobre lo que le espera en futuros meses, para poder hacer  sus propios planes. Las decisiones que Johnson tome en las próximas semanas serán trascendentales.