27 nov 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Italia prolonga el confinamiento hasta el 3 de mayo pero permitirá abrir algunos negocios

A partir del 14 de abril podrán volver a la actividad papelerías y librerías para suministrar material a los estudiantes

Rossend Domènech

Dos policías a caballo patrullan por las calles vacías de Roma.

Dos policías a caballo patrullan por las calles vacías de Roma. / REUTERS / ALBERTO LINGRIA

Frente a una situación de contagios que desciende, pero no todavía de una manera estable, el Gobierno italiano ha anunciado la prórroga del cierre del país hasta el próximo tres de mayo, según ha dicho este viernes el primer ministro, Giuseppe Conte, en un mensaje por televisión. El jefe del Ejecutivo ha anunciado que podrán abrir a partir del 14 de abril solo las librerías y papelerías, principalmente para que los escolares y universitarios puedan seguir trabajando desde casa. “No podemos correr el riesgo de tener que volver a empezar” con el confinamiento, ha dicho Conte.

En el informe diario que ha dado el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli, los fallecidos en Italia por el coronavirus alcanzaron hoy los 18.849, lo que supone un incremento de 570 en el último día. El número total de contagios se sitúa en las 147.577 personas, 3.951 más registrados en las últimas veinticuatro horas, desde que se detectara la primera infección autóctona el 21 de febrero.  El número de personas actualmente enfermas es de 98.273, un aumento de 1.396 en comparación con el boletín del jueves. De estas la mayoría, 66.534 están aisladas en sus casas con síntomas leves, 28.242 hospitalizadas y 3.497 reciben cuidados intensivos.

Los datos oficiales señalan que en 10 regiones del centro-sur  del país, los muertos por covid-19 son menos de 10 en cada una de ellas, contra los 10.022 de Lombardía (Milán), mientras que ya se cuentan en 105 los médicos los fallecidos y 7.000 los enfermeros contagiados, de los que han muerto 28. En recuerdos a todos ellos, el papa Francisco hizo una plegaria ayer, Jueves Santo. El Pontífice se dispone a celebrar en solitario la Pascua en la basílica de san Pedro del Vaticano.

Despliegue de agentes policiales

El fin de semana de Pascua constituirá una prueba de fuego para los controles en Italia, ya que con una primavera más que agradable, la tentación de “huir” a las segundas residencias, en la playa o montaña, es grande después de un mes exacto de cierre de los italianos en sus viviendas. En Milán y Roma se han desplegado unos 5.000 agentes por ciudad para controlas las salidas, además se utilizan drones para vigilar las concentraciones en las terrazas de los edificios estos días de Semana Santa, propensos a reunirse las familias.

La FCA (Fiat-Chrysler) está poniendo a punto una reorganización de sus industrias en el país para poder reabrirlas. Tras negociaciones con los sindicatos y el asesoramiento de especialistas médicos, el acuerdo comprendería una reapertura en la que se tomará la temperatura de los empleados al entrar y salir de la fábrica, mantener distancias obligatorias (metro y medio) en el interior, áreas de relax, lavabos con gel higiénico y distribución en los espacios laborales de equipos de higienización.

Según el virólogo italiano Enrico Bucci, profesor en EEUU y muy escuchado en Italia, “hay que abrir el país cuando las UCIs estén vacías en un 50%, impedir los viajes entre una región y otra, introducir algún tipo de control de los ciudadanos que no comporte violación de la privacidad personal (datos anonimos) y usar el transporte urbano con un número cerrado de pasajeros”.

Sobre todo porque la curva de contagios aunque se encuentra en la llamada "meseta" siguen si bajar lo suficiente como para relajar las medidas y en los datos de este jueves los nuevos contagios subieron hasta los 4.204 después de haberse mantenido por debajo de los 4.000 en los últimos días.

Al igual que los fallecidos que aumentaron este jueves con otros 610 más y alcanzaron los 18.279.

Controles viarios

Mientras tanto, el ministerio del Interior ha preparado un plan de controles en las carreteras y autopistas para evitar que se circule estos días de vacaciones y se intente llegar a las segundas casas en la playa o en la montaña o visitar a familiares.

No se tratará de puntos de control aleatorios en la entrada y salida de las ciudades, sino en embudo, con desvíos y paradas obligatorias en las áreas de servicio de la carretera donde las autocertificaciones se examinarán una por una.

Solo aquellos que se muevan por trabajo (sanitarios, voluntarios y miembros de protección civil) o por una emergencia pasarán, mientras que todos los demás serán sancionados y deberán volver a sus casas.

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones