27 may 2020

Ir a contenido

por el partido democrata

Sanders suspende su campaña y deja la nominación demócrata en manos de Biden

El socialdemócrata anuncia oficialmente su retirada tras reconocer que su victoria se había vuelto imposible

Ricardo Mir de Francia

El candidato demócrata Bernie Sanders, durante un acto en Michigan. 

El candidato demócrata Bernie Sanders, durante un acto en Michigan.  / LUCAS JACKSON (REUTERS)

Joe Biden disputará la presidencia de Estados Unidos a Donald Trump en noviembre salvo imprevisto de fuerza mayor. Su virtual nominación se ha confirmado este miércoles, después de que el único rival que le quedaba en la pugna se apeara de la carrera. Bernie Sanders ha renunciado oficialmente a su candidatura tras reconocer que la ventaja en delegados acumulada por su contrincante se había vuelto insalvable. “He llegado a la conclusión de que esta batalla por la nominación demócrata no iba a tener éxito”, ha dicho en un mensaje de vídeo. La derrota del socialdemócrata es solo parcial porque ha conseguido transformar al Partido Demócrata, que ha acabado haciendo suyas muchas de las propuestas que Sanders abanderó en sus dos campañas presidenciales. 

Su huella quedará marcada en la historia como el resurgir de una izquierda desacomplejada de corte populista y centrada en las necesidades del trabajador, semejante a la que arraigó en la patria adoptiva del capitalismo a principios del siglo XX. Ideas que no hace mucho eran anatema, como la Sanidad pública universal, las universidades públicas gratuitas o la condonación de la deuda estudiantil están ahora entre las aspiraciones de muchos demócratas. “Pocos negarán que en estos últimos cinco años nuestro movimiento ha ganado la batalla ideológica”, dijo el senador por Vermont, el único candidato que ha sido capaz de levantar en esta campaña un verdadero movimiento de masas con millones de pequeños donantes, voluntarios y seguidores en todo el país. La gran mayoría de ellos muy jóvenes.

Pero la aritmética se había vuelto incontestable: Biden le saca más de 300 delegados, tras haber protagonizado una de las remontadas políticas más improbables de las últimas décadas. Durante muchas semanas su rival antiestablishment, feroz en sus críticas al poder de Wall Street y las grandes corporaciones, llegó a ser el favorito a la nominación. Hasta que todo empezó a cambiar a finales de febrero. El momento decisivo llegó en vísperas del Supermartes, cuando los candidatos que pugnaban con Biden por el voto moderado se retiraron de la carrera y ofrecieron su respaldo al ex vicepresidente, como quería el aparato del partido. “No puedo seguir adelante con una campaña que no puedo ganar y que interferiría en el importante trabajo que todos debemos hacer en estos tiempos difíciles”, dijo Sanders refiriéndose al desafío planteado por la pandemia de coronavirus.

El senador afirmó, en cualquier caso, que tratará de seguir acumulando delegados en las primarias que quedan por disputarse para poder influenciar la plataforma política del partido durante la Convención. Un evento que servirá para entronizar a Biden, quien necesita ahora ganarse a los votantes de Sanders para tener opciones contra Trump en noviembre.

El veterano político de 77 años alabó el miércoles a su rival por haber sido capaz de “cambiar la conversación en EE UU”, haciendo soñar a millones de estadounidenses con un cambio profundo para combatir la desigualdad económica o el calentamiento global. “Os veo, os oigo y entiendo la urgencia de lo que tenemos que hacer en este país”, dijo Biden en un comunicado. “Espero que os unáis a nosotros, os necesitamos”.