04 jun 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA INTERNACIONAL

París restringe las autorizaciones para salir de casa a hacer deporte

La alta afluencia de público en la calle los últimos días podría hacer peligrar los objetivos del confinamiento

El veto a realizar actividades físicas se aplicará en todo el territorio municipal de las 10.00 a las 19.00 horas

El Periódico

Corredores en el puente de Bir-Hakeim, cerca de la Torre Eiffel, la semana pasada.

Corredores en el puente de Bir-Hakeim, cerca de la Torre Eiffel, la semana pasada. / JOEL SAGET (AFP)

El Ayuntamiento de París y la Prefectura de Policía han decidido restringir el horario en el que está autorizado salir de casa para hacer deporte al constatar una importante afluencia de público en la calle o en los bosques en los últimos días que podrían hacer peligrar los objetivos del confinamiento.

En un comunicado conjunto, la alcaldesa, Anne Hidalgo, y el prefecto, Didier Lallement, han indicado que a partir de este miércoles estará prohibido hacer deporte en todo el territorio municipal entre las 10.00 y las 19.00 horas. Se trata de limitar esas actividades, unas de las que justifican abandonar el domicilio con un certificado, a las horas de menor afluencia en las calles.

"Las salidas, incluso autorizadas, deben limitarse estrictamente a lo que es urgente e indispensable y no pueden convertirse en motivos de desplazamientos diarios múltiples ni conducir a favorecer reuniones en el espacio público", han indicado Hidalgo y Lallement.

Para ambos, se trata de evitar un relajamiento del confinamiento y la presencia de personas en el espacio público aprovechando el tiempo clemente.

Relajación

En los últimos días, las temperaturas han subido por encima de los 20 grados en París y han sido frecuentes las imágenes de un número importante de personas que coincidían en espacios de ocio como los dos bosques que hay en los límites de la ciudad, o en los bordes del río Sena y de los canales.

El Gobierno francés no ha querido endurecer las reglas del confinamiento pero, como recordó este martes el ministro de Sanidad, Olivier Véran, los prefectos, en coordinación con los ayuntamientos pueden imponer medidas adicionales en territorios determinados, como los toques de queda que están en vigor por las noches en ciudades como Niza o Perpinyà.

Véran ha afirmado que Francia no ha llegado al pico de la epidemia, sino que está todavía en fase de agravamiento, y que es demasiado prematuro hablar del fin del confinamiento, que en principio está en vigor hasta el 15 de abril, aunque es probable que se prolongue. Hasta este lunes, se habían contabilizado en Francia 8.911 muertos por el covid-19 en el país, de los cuales 833 en las últimas 24 horas.