28 may 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria global

Los franceses relajan el confinamiento con la llegada del buen tiempo

Las autoridades sanitarias piden no bajar la guardia para ganar la batalla al virus

Eva Cantón

Varias personas este domingo en Montmartre, París.

Varias personas este domingo en Montmartre, París. / AFP / JOEL SAGET

A punto de cumplir la tercera semana de confinamiento, con el sol radiante del domingo y el termómetro rozando los 24 grados, a muchos parisinos se les hizo cuesta arriba quedarse en casa y se lanzaron a la calle para dar un paseo, hacer deporte o andar en bicicleta.

Había parejas y familias con niños disfrutando del buen tiempo al borde del Canal del Ourcq, en el Canal Saint Martin, a orillas del Sena, en Trocadero, en los Campos Elíseos, en Montmartre… y las mismas imágenes se vieron en ciudades como Lyon o Marsella.  

“Demasiada gente en la calle, demasiada gente paseando”, se lamentaba el director de la red hospitalaria parisina, Martin Hirsch, en su cuenta de Twitter, reflejando la preocupación del personal médico.

La epidemia de Covid-19 se ha cobrado hasta ahora la vida de 8.078 personas en Francia, aunque el ritmo de llegada de pacientes a las unidades de cuidados intensivos se ralentiza, igual que el número de fallecidos diarios.

Hay señales esperanzadoras, pero las autoridades sanitarias piden no bajar la guardia porque hay todavía 7.000 pacientes en reanimación y los efectos del confinamiento se pueden ir al traste si la subida de las temperaturas llena las calles de nuevo.

“Los franceses tienen que entender que si estamos ganando la partida a la epidemia es porque se quedan confinados”, ha dicho en 'France Info' Patrick Pelloux, presidente de la asociación de médicos de urgencias hospitalarias de Francia.

Pelloux ha pedido “un poco de paciencia” para consolidar la tendencia observada en los últimos días, con menos llamadas al Samu, servicios de urgencia que no están desbordados y pacientes con patologías crónicas sin relación con la Covid-19 acudiendo de nuevo a las consultas.

Refuerzo de controles

Para evitar que muchos ciudadanos cayeran en la tentación de abandonar las grandes ciudades aprovechando las vacaciones escolares en la región parisina y Occitania, el Gobierno desplegó 160.000 policías y gendarmes y realizó 1,4 millones de controles en los últimos tres días.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, se ha mostrado en general satisfecho con el grado de cumplimiento de los franceses de las reglas del confinamiento decretado el 17 de marzo y que durará como poco hasta el 15 de abril, a pesar de algunas infracciones y comportamientos “imbéciles”, en palabras del ministro.

Las fuerzas del orden han puesto hasta la fecha 480.000 multas y realizado 8,2 millones de controles. “La mejor protección es respetar el confinamiento. Se puede salir a pasear al perro o a hacer compras pero no en función del tiempo”, ha dicho Castaner, recordando a quienes salen con sus hijos que les hacen correr un riesgo. 

La impresión de que en las calles había más gente este fin de semana la ha confirmado en 'Le Journal de Dimanche' la empresa Geo4cast, que ha desarrollado la aplicación Covimoov para medir el movimiento de la población..

Si en condiciones normales los franceses realizan 24 desplazamientos semanales, esa cifra cayó a 8 el 19 de marzo antes de subir a 11-12 desplazamientos la pasada semana. Para que sea eficaz e impedir una segunda oleada de contagios, los expertos creen que se necesitan al menos seis semanas de confinamiento.