25 may 2020

Ir a contenido

RELEVO EN LA OPOSICIÓN

Keir Starmer, nuevo líder laborista británico

El sustituto de Jeremy Corbyn era hasta ahora portavoz para el 'brexit' en su partido

Begoña Arce

Keir Starmer, en un acto del Partido Laborista, en noviembre pasado.

Keir Starmer, en un acto del Partido Laborista, en noviembre pasado. / AFP

En plena crisis del coronavirus, Keir Starmer fue elegido el sábado nuevo líder del Partido Laborista. Diputado, antiguo abogado de derechos humanos, exfiscal General, Starmer de 57 años, se impuso con el 56’2% de votos a las otras dos finalistas, Rebecca Long-Bailey, afín a la línea de extrema izquierda impuesta por Jeremy Corbyn Lisa Nandy.

Los casi 800.000 afiliados y miembros de las organizaciones sindicales que participaban en la elección parecen querer dejar atrás los cinco años de liderazgo de Corbyn, que condujo a los laboristas a una desastrosa derrota electoral em diciembre. Starmer izquierdista, pero menos dogmático que Corbyn, ejercía hasta ahora como responsable laborista para el ‘brexit’. Más proeuropeo que la mayoría de los corbynistas, fue el principal defensor de la opción de un segundo referéndum, lo que le valió serías broncas internas. Angela Rayner, hasta ahora portavoz de Educación, será la  "número dos" del Partido.

Starmer, junto a su antecesor Jeremy Corbyn. / AFP

El anuncio de la designación del nuevo líder transcurre tradicionalmente en el curso de una conferencia extraordinaria,  que en esta ocasión la epidemia obligó a cancelar. El nombre del ganador se dio a conocer por correo electrónico y a través de las redes sociales. En un video de aceptación, el mensaje de Starmer  estuvo, inevitablemente, centrado en la crisis provocada por  el coronavirus.

 Colaboración condicional

“En el interés nacional, el Partito Laborista colaborará plenamente y bajo mi liderazgo trabajaremos de manera constructiva con el Gobierno. No habrá oposición sólo porque sí, no se jugará a marcarse un tanto político, no haremos peticiones imposibles. Tendremos el valor de apoyar al Gobierno cuando sea lo correcto”.  Pero el apoyo no será incondicional. “Cuando veamos errores, de un gobierno que falla o no toma decisiones con la suficiente rapidez, lo denunciaremos”. La elección coincidió con una carta del primer ministro, Boris Johnson, a los responsables de todos los partidos en el Reino Unido, para invitarles a una reunión con expertos en el coronavirus la próxima semana.  "Tenemos la obligación de trabajar juntos en este momento de emergencia nacional”, señaló.

Recuperar votantes

En el terreno político, Starmer recordó en su mensaje que el Partido Laborista ha perdido cuatro elecciones y el objetivo es volver a gobernar. “Tenernos que escalar una montaña, pero lo haremos. Haré todo lo que esté en mi mano para reconectar a través del país con nuestras comunidades y votantes”, algo que “si requiere que hagamos cambios, cambiaremos”.