27 may 2020

Ir a contenido

AGRESIÓN MÚLTIPLE

Dos muertos en un ataque con cuchillo en el sur de Francia

El agresor, un refugiado sudanés de 33 años, ha sido detenido

La Fiscalía Nacional Antiterrorista se hace cargo de la investigación

Eva Cantón

El ministro de interior francés, Christophe Castaner, junto a varios policías en Romans-sur-isere donde un hombre ha matado a dos personas con un cuchillo.

El ministro de interior francés, Christophe Castaner, junto a varios policías en Romans-sur-isere donde un hombre ha matado a dos personas con un cuchillo. / EFE / ALEX MARTIN

En pleno periodo de confinamiento por la epidemia de coronavirus, dos personas han muerto y cinco han resultado heridas, dos de ellas de gravedad, en un ataque cometido por un hombre armado con un cuchillo este sábado en Romans sur Isère, una pequeña localidad del sureste de Francia.

El agresor, Abdallah A. O. un refugiado sudanés de 33 años que habría logrado el estatuto de asilo en 2017 y vivía en el pueblo, fue detenido rápidamente poco después producirse los hechos y sin oponer resistencia. Según varios testigos citados por France Bleu, gritó 'Allah Akbar' (Alá es grande) al precipitarse sobre sus víctimas.

Aunque inicialmente fue la policía judicial de Lyon quien se hizo cargo del caso, la investigación fue asumida a última hora de la tarde por la Fiscalía Nacional Antiterrorista (PNAT) quien durante la jornada examinó el dosier junto a la Fiscalía de Valence.

El individuo, sin antecedentes penales, le habría pedido a los policías que le neutralizaron que lo mataran, según ha contado en BFMTV el secretario nacional adjunto del sindicato policial Alliance, Olivier Reverdy. Al ser arrestado se arrodilló y se puso a rezar. 

El ataque tuvo lugar poco antes de las 11 horas, cuando el agresor se desplazó desde su casa al centro para realizar sus compras y sembró el pánico delante de una panadería en la que los clientes hacían cola, en un estanco y entre las personas que se iba cruzando por la calle. 

Según France Bleu, el ataque habría durado aproximadamente quince minutos. El individuo entró primero en un estanco, donde apuñaló a la pareja que lo regentaba, de 65 y 49 años, delante de un cliente que estaba en el interior. Una vez de nuevo en la calle, dejó caer su cuchillo, no se sabe si voluntaria o accidentalmente, y se dirigió a una carnicería cercana.

Allí se hizo con un nuevo cuchillo con el que hirió mortalmente a un cliente, un hombre de 55 años, antes de seguir su periplo mortal agrediendo a un viandante que pasaba delante de un Carrefour Express. Después, su víctima fue un lugareño de 44 años que se disponía a abrir su negocio.

Julien Vinson, uno de los hijos del emblemático dueño del café restaurante La Charrette, fue degollado delante de su pareja y de su hijo, según France Bleu, y otros dos viandantes que se encontró por el camino también fueron agredidos. Minutos después,  la policía le neutralizó en el boulevard Max Dormoy. Durante el registro realizado a su domicilio fue detenido su compañero de piso.

"Acto odioso"

Emmanuel Macron, que fue alertado por su entorno del dramático suceso, ha garantizado en un mensaje en su cuenta de Twitter que se hará toda la luz sobre un acto que calificó de "odioso" y que "entristece al país, sometido ya a una dura prueba estas últimas semanas". Francia lucha como el resto de países contra el coronavirus y la población está confinada desde el pasado 17 de marzo.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, ha expresado su pésame a las víctimas y sus familiares y se ha desplazado hasta la zona, donde en una declaración ante la prensa daba a entender que podría tratarse de un acto terrorista. 

"Esta mañana, en Romans sur Isère, un hombre se ha embarcado en un recorrido terrorista matando a dos personas e hiriendo a cinco", declaró matizando que le correspondía únicamente a la PNAT determinar qué tipo de calificación le daba a los hechos.

"En este momento, parece que se han neutralizado todos los riesgos", ha agregado Castaner, felicitándose del papel que han tenido los servicios de socorro, los comerciantes y las fuerzas del orden. El Ayuntamiento de Romans sur Isère ha habilitado en el hospital local una célula psicológica para atender a las familias de las víctimas.

"Mi mujer me llamó llorando"

A la dureza del confinamiento en el que vive todo el país desde el 17 de marzo, los habitantes de la pequeña localidad de Romans sur Isère han añadido la conmoción del ataque cometido por un vecino de 33 años que ha terminado con la vida de dos personas mientras la gente hacía sus compras este sábado en pleno centro.

 “Mi mujer me llamó llorando, que alguien había pasado por debajo del mostrador, había cogido un cuchillo y había apuñalado a otra persona en la tienda, un cliente. Alguien le hizo frente y le rompió su cuchillo, por eso entró en la tienda, para coger otro, un gran cuchillo de carnicero”, relata en France 3 el propietario de la carnicería, Ludovic Breyton, que no se encontraba en el establecimiento en el momento de los hechos. Su mujer, en estado de shock ha tenido que ser hospitalizada.

“Creo que se le había roto su primer cuchillo, así que entró en el sitio más fácil para encontrar otro. Yo estoy bien y mi mujer también, si es que se puede decir que todo va bien”, agregó el carnicero.

El periplo mortal del individuo que sembró el pánico en el centro de Romans sur Isère recuerda al del yihadista que el pasado 3 de enero mató a una persona e hirió a otras dos en Villejuif, al sur de París, según recuerda el diario Le Figaro. Su ataque con un cuchillo evoca también el perpetrado en Villeurbanne en agosto de del 2019 que se saldó con un muerto y ocho heridos.