30 sep 2020

Ir a contenido

POTENCIAL DE TENSIÓN

La inteligencia de EEUU cree que China falsea a la baja sus datos de coronavirus

Un informe dice que los números de contagios y muertes que da Pekín son intencionadamente incompletos

Idoya Noain

Un médico realiza un test de coronavirus en Wuhan, China.

Un médico realiza un test de coronavirus en Wuhan, China. / NOEL CELIS / AFP

Un informe clasificado preparado por la comunidad de inteligencia de Estados Unidos y presentado la semana pasada a la Casa Blanca ha alcanzado la conclusión de que China ha dado cifras falsas sobre contagios y muertes por coronavirusminimizando ambos números. La agencia Bloomberg ha dado este miércoles la exclusiva sobre el documento, citando a tres fuentes anónimas del Gobierno de Washington.

Aunque las fuentes no han querido comentar detalles sobre el informe han explicado que su núcleo es que los datos de China son intencionadamente incompletos. Dos de las tres fuentes han hablado directamente de datos falsos. Públicamente China ha reconocido unos 82.000 casos detectados y 3.300 fallecidos. Mientras, en EEUU ya hay más de 190.000 positivos y más de 4.000 muertos.

Aunque otros países son también sospechosos de no estar ofreciendo públicamente toda la información, entre ellos Irán, Rusia, Indonesia o Corea del Sur, el foco de la atención está puesto desde el primer momento en China, donde comenzó la pandemia.

Trump y Pence

La semana pasada, cuando EEUU superó a China en número de casos, el presidente estadounidense, Donald Trump, denunció: “No se sabe cuáles son los números de China. China te dice números y... simplemente no sabes”. Horas después,no obstante, habló por teléfono con Xi Jinping y al día siguiente colgó un tuit expresando “mucho respeto” por el trabajo del líder chino en la crisis.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, ha responsabilizado este miércoles al menos de forma parcial, a la dudosa información de Pekín de retrasos en la respuesta de EEUU.  En una entrevista en CNN ha asegurado: “Podríamos haberlo hecho mejor si China hubiera sido más abierta [con la información]". Cuando el entrevistador le ha preguntado si no ha afectado también a la respuesta la minimización de la gravedad de la crisis que plagó las declaraciones de Trump durante algunas semanas, Pence ha respondido con una falsedad, diciendo que Trump nunca restó importancia a la crisis (aunque la hemeroteca y hasta la propia cuenta de  Twitter de Trump están llenas de frases que demuestran que lo hizo, comparándolo, por ejemplo, con la gripe común o diciendo que desaparecería con el buen tiempo o "como por milagro"). 

También ya el miércoles la doctora Deborah Birx, coordinadora de la respuesta al coronavirus en el grupo de trabajo de la Casa Blanca, apuntó públicamente a posibles datos incompletos facilitados por China. “La comunidad médica interpretó los datos chinos como que esto era muy serio pero quizá menor de lo que cualquiera esperaba. Creo que probablemente nos faltaban cantidades significativas de datos, viendo ahora lo que ha pasado a Italia y a España”, declaró.