01 jun 2020

Ir a contenido

Coronavirus

Expertos advierten de "alto riesgo de contagio" de COVID-19 en escuelas de Nicaragua

El Comité Científico Multidisciplinario señaló que los centros educativos se pueden convertir en focos importantes de infección si las autoridades nicaragüenses no obligan sus cierres

El Periódico

Niños de una escuela en Nicaragua.

Niños de una escuela en Nicaragua. / Unicef

Las escuelas estatales de Nicaragua y una parte de colegios privados, así como las universidades, corren “alto riesgo de contagio” de COVID-19 si el Gobierno no suspende las clases, advirtió el grupo de expertos del Comité Científico Multidisciplinario.

“Para el 25 de marzo, 165 países habían cerrado escuelas para impedir la expansión del COVID-19, en Nicaragua los centros públicos y universidades siguen impartiendo clases y quienes asisten, junto con sus docentes, están en alto riesgo de contagio”, indicó el Comité.

Hasta ahora las clases se imparten de forma normal en todas las escuelas públicas y casi todos los colegios privados, así como en universidades, a las que no les han dado permiso de suspender labores.

Piden cerrar las escuelas

“La única acción responsable actual es cerrar las escuelas y universidades de inmediato (…), para alcanzar un 25 % de reducción de la tasa de crecimiento de casos nuevos”, destacaron los expertos.

El Gobierno argumenta que debido a que solamente hay cinco casos de COVID-19 confirmados, y que todos son “importados”, no hay razón para que los estudiantes asistan a clases, no obstante, los nietos del presidente Daniel Ortega y de su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, dejaron de asistir a su centro de estudios, uno de los más exclusivos de Nicaragua.

Contradicciones como esa han creado desconfianza en la población nicaragüense, que ha decidido seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ante la poca información que brinda el Gobierno local sobre el COVID-19.

Clases a distancia

El grupo de científicos lamentó que los alumnos cuyos padres se niegan a enviarlos a la escuela, queden rezagados en su aprendizaje, y alentó a las autoridades a buscar alternativas para dar clases a distancia, ya que “continuar el año escolar en la forma originalmente prevista no es viable”.

Los expertos recomendaron al Gobierno elaborar clases a distancia, apoyado en los planes que tienen los colegios privados, y en soluciones ofrecidos en línea por otros países u organismos internacionales dedicados al tema de la niñez.

Otra alternativa ofrecida a las autoridades fue utilizar los dos canales oficiales de televisión, así como radioemisoras o mensajes por teléfonos celulares, en casos de que no haya acceso a internet, o valerse de las redes sociales no hay computadoras pero sí conexión.

Apoyar a los alumnos y sus familias

A los padres de familia les recomendaron cuidar que sus hijos sigan rutinas y precauciones de higiene y prevención del coronavirus, no permitirles ir a jugar fuera de casa, darle parte de las tareas del hogar, y entretenerlos con actividades amenas y variadas.

El Comité retó a las autoridades a encontrar una solución para distribuir la merienda escolar una vez que se queden en casa los estudiantes beneficiados. La población estudiantil de Nicaragua es de aproximadamente 2,2 millones de estudiantes, de los cuales 1,7 son escolares, según datos oficiales.