25 sep 2020

Ir a contenido

la lucha contra la pandemia

Italia cree que en 10 días habrá un "descenso significativo" de los contagios

El número de nuevos contagios aumenta ligeramente, pero la de fallecidos desciende

Psicólogos, educadores y padres piden que se deje salir a los niños una hora a la calle

Rossend Domènech

Un vehículo policial desinfecta las calles de Génova.

Un vehículo policial desinfecta las calles de Génova. / EFE / EPA LUCA ZENNARO

Una o dos semanas e incluso 10 días. Es el plazo que señalan, con algunas diferencias, los especialistas italianos en virología e inmunología para que el descenso de la curva de nuevos contagios pueda considerarse estabilizada.

De hecho, los datos comunicados este domingo muestran de nuevo esa inestabilidad de la curva, pues los infectados han subido ligeramente respecto de los consignados el sábado, que experimentaron un descenso. Así, según Protección Civil, los nuevos casos positivos en las últimas 24 horas han sido 3.815, elevando el total de afectados a 97.689. La cifra de muertos, 646, ha vuelto a caer por segundo día consecutivo, con lo que la cifra total de fallecidos asciende a 10.779.

"El número de contagios en el país comenzará a registrar un descenso en un plazo máximo de 10 días", ha dicho a la BBC Pierpaolo Sileri, viceministro de Sanidad. Hay que esperar "al menos hasta final de abril", ha declarado Giovanni Rezza, director del departamento de infectología del Instituto Superior de Sanidad (ISS). Según Fabrizio Pregliasco, virólogo de la Universidad de Milán, "se podrá comenzar a ver un descenso al final de la próxima semana". Y "cuando todo termine, las precauciones durarán un año", añade Walter Ricciadi, del comité ejecutivo de la OMS.

Ralentización efectiva

Al neto de muertos y curados, las cifras de los contagios en Italia indican una ralentización efectiva, a pesar de que, a diferencia de una semana atrás, actualmente se realicen más análisis, lo que es positivo. Se trata de un descenso del 7% al 5,4%, según el ISS, porcentaje que se mantiene este domingo. Los expertos señalan que la señal más clara de que comienza a supearse la epidemia será cuando por cada nuevo contagiado se produzca "solo" un curado. "O menos de uno", añaden otros.

Mientras, el Gobierno nacional se dispone a prorrogar el confinamiento más allá del 3 de abril, que era la fecha indicada en el primer decreto sobre la pandemia. Así lo han indicado el primer ministro, Giuseppe Conte, y la ministra de Educación.

El Ejecutivo aprobará en los próximos días un nuevo decreto, principalmente económico, por el que se transferirán 4.300 millones a los municipios para afrontar la emergencia y más 400 millones destinados a ayudas a quienes carecen de cualquier renta o es muy baja. Se están barajando distintas opciones sobre cómo distribuir esta última partida, si de forma directa a los nucleos familiares o bien en forma de bonos avalados por el Estado a gastar en los supermercados.

Caen los delitos un 70%

Mientras, Interior ha cifrado en un 70% el descenso de los delitos desde que comenzó la pandemia y se introdujo el confinamiento.

En el ámbito político, el país está sumido en una polémica y debate sobre la adecuación del actual Gobierno para afrontar la crisis. La oposición conservadora y de derechas presiona para la formación de un Gobierno de emergencia, aunque de momento solo han conseguido que el Ejecutivo les consulte cada una de las medidas que se toman. La figura que se vislumbra como posible sucesor de Conte es Mario Draghi, expresidente de de la BCE, quien en días pasados pidió una reacción enérgica de la UE. "Es necesaria una economía de guerra", dijo.

Una hora al aire libre para los niños

Mientras, y ante la previsión de que el confinamiento se alargue, asociaciones de psicólogos, educadores y padres de Italia piden al Gobierno que tenga en cuenta también a los niños, obligados desde hace tres semanas (más un mes en el norte del país), a estar encerrados en casa para evitar el contagio de coronavirus, y les permitan salir al menos una hora al aire libre.

Los decretos aprobados por el Gobierno para limitar la difusión del virus, que ha causado más de 10.000 muertos y cerca de 100.000 contagiados, no prevé que los niños puedan salir de casa ni si quiera tomar un poco de aire y tampoco existen excepciones para aquellos niños hiperactivos, con trastorno del espectro autista u otros transtornos.