06 jun 2020

Ir a contenido

Coronavirus en Argentina

Argentina: ascienden a 17 los muertos por COVID-19 y 690 los contagiados

El Gobierno del peronista Alberto Fernández decretó hace una semana el aislamiento social preventivo obligatorio hasta el 31 de marzo

El Periódico

Alberto Fernández (centro) decretó una cuarentena total en la que solo se permite la circulación de personas que trabajan en sectores esenciales.

Alberto Fernández (centro) decretó una cuarentena total en la que solo se permite la circulación de personas que trabajan en sectores esenciales. / Europa Press

El número de fallecidos por coronavirus en Argentina ascendió este viernes a 17, con un total de 690 casos confirmados al cumplirse la primera semana de aislamiento social preventivo obligatorio en el país sudamericano, informaron las autoridades sanitarias.

En las últimas horas se conocieron cinco nuevas muertes, de cuatro hombres y una mujer, todos ellos entre los 59 y los 81 años, y 101 nuevos casos de infección de COVID-19, de acuerdo al reporte oficial difundido esta noche por el Ministerio de Salud argentino.

Uno de los fallecidos es un hombre de 70 que había sido repatriado el martes de la ciudad estadounidense de Miami y mientras realizaba la cuarentena en un hotel de Buenos Aires sufrió en la noche del jueves una descompensación y murió poco después.

El ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, confirmó que dio positivo el test de COVID-19 que se le realizó.

En tanto, la mayoría de los 101 nuevos casos de coronavirus se registró en la ciudad (43) y en la provincia de Buenos Aires (36).

Las autoridades sanitarias precisaron por otra parte que de las 690 personas infectadas en Argentina, el 56 % corresponde a casos importados, el 24,2% a contactos estrechos de casos confirmados, y el resto se encuentra en investigación epidemiológica, ya que se detecta circulación comunitaria en la ciudad de Buenos Aires y el populoso cordón urbano que la rodea y la provincia del Chaco (noreste), además de cadenas de transmisión por conglomerados en diversas regiones del país.

En una medida para limitar la propagación del COVID-19, el Gobierno del peronista Alberto Fernández decretó hace una semana el aislamiento social preventivo obligatorio hasta el 31 de marzo, una cuarentena total en la que solo se permite la circulación de personas que trabajan en sectores esenciales y la apertura de supermercados y comercios que venden artículos de primera necesidad y alimentos.

El ministro de Salud argentino, Ginés González García, destacó este viernes que "Argentina empezó a tomar medidas antes que otros países, antes siquiera del primer caso".