30 sep 2020

Ir a contenido

TENSIÓN EN LA UE

Alud de reproches a Holanda por su respuesta al coronavirus

El primer ministro de Portugal, Antonio Costa, califica de "repugnante" que el ministro Hoekstra sugiera investigar la gestión económica de países como España

La ministra de exteriores de España, Arancha González-Laya, se suma a las críticas y advierte que "todos estamos en el mismo barco" y no hay "pasajeros de primera o de segunda"

Silvia Martinez

El primer ministro de Portugal, António Costa, asiste por videoconferencia al Consejo Europeo de este jueves pasado.

El primer ministro de Portugal, António Costa, asiste por videoconferencia al Consejo Europeo de este jueves pasado. / EPA/LUSA

¿Nos dividirá este virus definitivamente entre ricos y pobres?, se preguntaba elocuentemente este jueves la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, solo unas horas antes de que los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE fracasaran en su intento de ofrecer una respuesta común y solidaria a la pandemia del coronavirus.

Los acontecimientos posteriores demuestran que ni la peor crisis sanitaria que vive el continente europeo desde la segunda guerra mundial ha logrado que los gobiernos del norte de Europa acepten compartir los costes y se superen las tradicionales divisiones y visiones antagónicas sobre las políticas de austeridad.

Y hay un Estado miembro que ha focalizado de nuevo todo el enfado de los países del sur: Países Bajos. Su ministro de Finanzas, Wokpe Hoekstra, llegó a decir tras la reunión del Eurogrupo del pasado martes que la Comisión Europea debería investigar a los países que, como España o Italia, dicen no tener margen presupuestario para lidiar con los efectos de la crisis causada por el coronavirus pese a que la Eurozona lleva creciendo de forma consecutiva siete años. Unas palabras que han incendiado el debate y abierto la espita de los reproches.

"Este discurso es repugnante. No fue España quien creó el virus o lo importó. El virus afecta a todos por igual", cargó el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, en defensa de España tras la larga videoconferencia de cinco horas. Visiblemente irritado, el socialista portugués calificó de "mezquina" la actitud de los 'países frugales' que se niegan a arrimar el hombro porque de esta forma lo que hacen es socavar y amenazar a la UE.

"Si no nos respetamos los unos a los otros y no comprendemos que, ante un desafío común, tenemos que tener la capacidad de responder en común, entonces nadie entendió nada de lo que es la Unión Europea. Si la UE quiere sobrevivir no puede permitirse que un político de respuestas como esta", reprochó en una intervención poco habitual tras una tensa cumbre que terminó con un ultimátum: los ministros de Economía y Finanzas disponen de dos semanas para plantear soluciones concretas.

España se suma a las críticas

Este viernes ha sido la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, quien se ha sumado a las críticas y quien ha recordado que salir de la crisis exigirá inversiones masivas de todos los Estados miembros. "Wopke Hoekstra estamos juntos en el mismo barco. Hemos chocado contra un iceberg. Ahora todos corremos los mismos riesgos. No hay tiempo para discusiones sobre supuestos pasajeros de primera o de segunda clase. No es el momento de defraudar a nuestros ciudadanos", le ha emplazado directamente a través de su cuenta de Twiter. 

No es la primera vez que Holanda choca frontalmente con los países del sur por la opinión de uno de sus ministros. Hace tres años, el predecesor de Hoekstra en el cargo y expresidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tuvo una enganchada parecida tras declarar en el diario alemán '`Frankfurter Allgemeine Zeitung' que "uno no puede gastarse todo el dinero en copas y mujeres y luego pedir ayuda". La negativa inicial del protagonista a excusarse agravó todavía más la polémica que fue escalando hasta que el propio Costa pidió su dimisión. "No estamos dispuestos a volver a escuchar a ministros de Economía holandeses como a los que ya tuvimos que escuchar en el 2008", recordó este jueves. 

Dos semanas para recuperar la sintonía

La sangre entonces no llegó al río pero puso de manifiesto el inmenso océano que separa al norte y al sur cuando se trata de utilizar la artillería pesada para afrontar una crisis. “Estamos en el 2020 no en el 2008. La pandemia nos afecta a todos. Para todas nuestras economías. No es el fallo de un sector o de un área geográfica. Lo urgente ahora es luchar contra el covid19  mientras mantenemos vivo todo el empleo y la capacidad productiva”, le ha recordado este viernes González-Laya que al igual que Costa ha insistido en que es necesaria una respuesta común.

Los gobiernos europeos tienen ahora 15 días para ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir y presentar propuestas en el Eurogrupo sobre los instrumentos europeos a utilizar. Austria y Holanda –a priori apoyados por Alemania y Finlandia- ya han dicho alto y claro que el suyo no pasa por la emisión conjunta de deuda que reclaman nueve países europeos, incluida España, Italia, Portugal y Francia. "No puedo prever ninguna circunstancia en la que los Países Bajos acepten un instrumento de eurobonos porque va contra el diseño del euro" y "muchos países están en contra de los eurobonos", dijo el primer ministro holandés, Mark Rutte, tras la cumbre. "La UE debe aprendedr las lecciones del pasado y no volver a fallar a la ciudadanía", ha recordado este viernes el presidente español, Pedro Sánchez.