10 jul 2020

Ir a contenido

Crisis sanitaria

Un hospital sobre raíles

Un tren de alta velocidad medicalizado traslada a 20 enfermos graves por coronavirus desde Estrasburgo a hospitales del oeste de Francia

En cada vagón viaja un equipo integrado por médicos, anestesistas y enfermeros

Eva Cantón

Personal médico introduce a un paciente en el tren en la estación de Estrasburgo, en Francia.

Personal médico introduce a un paciente en el tren en la estación de Estrasburgo, en Francia. / Patrick HERTZOG / AFP

Pasaban diez minutos de las once de la mañana cuando salió del andén número uno de la estación de Estrasburgo convertido en una metáfora de la crisis sanitaria que está provocando en Francia la epidemia de coronavirus. A bordo del tren de alta velocidad medicalizado iban 20 enfermos graves para ser trasladados desde la capital alsaciana hacia cuatro hospitales del Loira, en el oeste francés -Angers, Mans, Nantes y La Roche sur Yon- menos congestionados que la castigada región del este.

El interior del convoy se había transformado en un pequeño hospital sobre railes con un equipo médico y técnico de 50 personas, 200 botellas de oxígeno y unidades móviles de cuidados intensivos a bordo. Médicos, anestesistas y enfermeros se repartieron para atender a los pacientes distribuidos en cinco vagones situados en la parte baja, a razón de cuatro enfermos por vagón. 

“En cada uno viaja un equipo de reanimación independiente. En cada vagón hay cuatro pacientes que estarán en boxes separados y cada box estará equipado con un sistema de reanimación clásico”, contaba en BFMTV Christelle Dagron, doctora del Samu de París, organismo encargado de coordinar la operación de evacuación en la que ha participado personal de los hospitales de Nantes, Angers y París.

Una “primicia” en Europa, según declaró el ministro de Sanidad, Olivier Véran, quien no descarta repetir el ejercicio.  La región del Gran Este, donde han fallecido hasta la fecha 506 personas por coronavirus y se contabilizan casi 5.500 infectados, fue el primer gran foco de la epidemia en Francia después de una convención evangélica que reunió a unas 2.000 personas a finales de febrero.

Hospital de campaña

Debido a la saturación de los hospitales de la zona el Ejército fue movilizado para evacuar hace unas semanas a unos cuarenta pacientes hacia otros centros médicos del país en helicóptero o a bordo de un Airbus del Ejército del Aire.

En un parking de Mulhouse se ha instalado un hospital de campaña levantado por militares con capacidad para unas treinta personas. Fue allí donde este miércoles Emmanuel Macron prometió un plan de inversión masivo para la sanidad pública una vez finalizada la epidemia, hizo un llamamiento a la unidad de la nación y lanzó la Operación Resiliencia, un operativo militar para ayudar a la población y a los servicios públicos a afrontar la crisis sanitaria.