07 abr 2020

Ir a contenido

Pandemia

Aumentan a 558 los contagios en Panamá y suma 8 decesos por COVID-19

Las autoridades panameñas informaron que está masificando las pruebas de detección del coronavirus para aislar a la mayor cantidad posible de personas infectadas

El Periódico

Una mujer camina con mascarilla por el coronavirus en Panamá.

Una mujer camina con mascarilla por el coronavirus en Panamá. / EFE

Panamá reportó este miércoles 115 nuevos casos de COVID-19, que suman ya 558 confirmados, incluidas 8 defunciones, dijeron las autoridades del país, que celebraron la total recuperación de dos pacientes.

Hay 66 contagiados hospitalizados, 20 de ellos en cuidados intensivos, mientras que 484 presentan síntomas leves y están aislados en sus casas. La cifra de fallecidos se mantiene en 8 y se han realizado un total 4.248 pruebas, de las cuales el 13,2 % han resultado positivas y 86,8 negativas, de acuerdo con las cifras difundidas este miércoles por el Ministerio de Salud.

El pico de contagios

En la rueda de prensa diaria por la pandemia, las autoridades sanitarias se refirieron a que unas dos o tres semanas se podría estar alcanzando un pico en el incremento de casos, y aunque no se adelantaron a dar proyecciones aseguraron que se están preparando para esta situación.

El Gobierno panameño ha dicho que está masificando las pruebas de detección del coronavirus, para aislar a la mayor cantidad posible de personas infectadas y para frenar la propagación, y en ese marco ha anunciado un incremento en la capacidad de los hospitales y el uso de habitaciones de hoteles.

"Ningún país está preparado para una pandemia" y Panamá hace sus mejores esfuerzos para enfrentar este flagelo, dijo la ministra de Salud, Rosario Turner, y destacó que todo depende de que la población cumpla con las normas dictadas por el Gobierno, como la cuarentena total indefinida que comenzó a regir este miércoles.

Cumplir la cuarentena

En ese sentido, Turner manifestó que espera que "mañana (jueves) haya operativos más férreos (por parte de los estamentos de seguridad) para hacer cumplir la cuarentena", de la que están exceptuados sectores como la sanidad, alimentos, banca, seguridad pública, transporte y comunicaciones, y prensa.

Para frenar el virus, el Gobierno panameño ha ido escalonando en las últimas dos semanas las medidas de distanciamiento social, que incluyen la suspensión de clases, la prohibición de la entrada de extranjeros y el cierre de los vuelos internacionales por 30 días. La ministra Turner anuncio además la recuperación total de dos pacientes afectados por el COVID-19, y que otro que permanecía en cuidados intensivos salió a una sala de menor complejidad.