30 mar 2020

Ir a contenido

ACUERDO EN ISRAEL

Netanyahu y su rival formarán un gobierno de unidad

El primer ministro israelí ultima un pacto con Benny Gantz para seguir en su cargo hasta septiembre del 2021

El presidente de la coalición Azul y Blanco será ministro de Exteriores hasta que reemplace al líder del Likud

Ana Alba

Carteles electorales de Benny Gantz y Binyamin Netanyahu.

Carteles electorales de Benny Gantz y Binyamin Netanyahu. / JACK GUEZ (AP)

Los israelís no tendrán que votar por cuarta vez consecutiva. El primer ministro israelí en funciones, Binyamin Netanyahu, y su principal rival electoral, Benny Gantz, ultiman un pacto que ya parece bien cerrado para formar un Gobierno de unidad en el que Netanyahu seguirá ocupando su cargo hasta septiembre del 2021 y Gantz será ministro de Exteriores, según han informado varios medios israelís. No obstante, fuentes cercanas a Gantz han señalado que el Ejecutivo será solo para los próximos seis meses.

Gantz, líder de la coalición de centro-derecha Azul y Blanco, había reiterado hasta la saciedad que no gobernaría con alguien imputado por tres casos de corrupción, como Netanyahu, y menos si este intentaba mantenerse en el cargo de jefe del Ejecutivo. 

Pero a última hora ha cambiado radicalmente de opinión y ha traicionado a sus otros colegas de coalición para unirse a Netanyahu en un gobierno de unidad de emergencia. Todo en aras de los ciudadanos de Israel, ha alegado. 

Elecciones legislativas

Los israelís votaron en elecciones legislativas los pasados 9 de abril, 17 de septiembre y 2 de marzo, tres veces en 11 meses. De las dos primeras elecciones no salió ningún gobierno.

La decisión de Gantz de unir fuerzas con Netanyahu condujo inmediatamente a la ruptura de los partidos que integraban Azul y Blanco: Resiliencia, de Gantz, el centrista Hay Futurof, del extitular de Finanzas Yair Lapid, y Telem, del exministro de Defensa y general retirado Moshe Yaalon.

Lapid y Yaalon han presentado una solicitud formal para separarse de Azul y Blanco este jueves. Según varias informaciones, Lapid había dicho a Gantz que prefería que Israel fuera a unas cuartas elecciones que tener como socio a Netanyahu.

El Gobierno de unidad probablemente contará con la suma de 78 o 79 diputados, según el Canal 12 de la televisión israelí. Serán los de la formación de Netanyahu, el Likud, líder de la derecha israelí, y su bloque de apoyo, integrado por Derecha (ultraderecha nacional-religiosa), Shas y Judaísmo Unido de la Torà, dos partidos religiosos ultraortodoxos. Además de Resiliencia y el Partido Laborista (centro-izquierda). 

En la oposición

En la oposición quedarían Hay Futuro, Telem, Israel Nuestro Hogar, del ultraderechista laico Avigdor Lieberman, y la Lista Conjunta de fuerzas principalmente árabes.

El acuerdo para formar un gobierno de unidad empezó a fraguarse ayer, pero no ha tomado forma hasta hoy mismo, poco antes de que la Kneset se reuniera para elegir a un nuevo presidente, tras la dimisión forzada del anterior, Yuli Edelstein, del Likud.

Gantz se ha presentado a sí mismo como candidato a presidir la Kneset y lo han elegido esta tarde por 72 votos a favor.  

En su trono

El exjefe del Estado mayor ocupará este cargo hasta que pase a ser ministro de Exteriores y lo sustituya, probablemente, alguien del Likud. El número 4 de Azul y Blanco, el general Gabi Ashkenazi, podría ser el próximo ministro de Defensa y Chili Tropper, de Justicia.

A Netanyahu solo le queda la opción de seguir en su trono de primer ministro, ya que, según la ley, es el único cargo que puede continuar desempeñando a pesar de estar imputado y mientras se celebra su juicio por fraude, cohecho y abuso de confianza en tres casos de corrupción.

El juicio tenía que empezar el pasado 17 de marzo, pero se aplazó hasta mayo a causa de la pandemia del coronavirus.