20 sep 2020

Ir a contenido

CUNA DE LA PANDEMIA

La provincia china de Hubei retoma la actividad tras la cuarentena

Las autoridades han levantado las restricciones de viaje y vuelve a funcionar el servicio ferroviario y los autobuses urbanos

Adrián Foncillas

Pasajeros con mascarillas en un tren en Hubei, este miércoles.

Pasajeros con mascarillas en un tren en Hubei, este miércoles. / AFP / NOEL CELIS

El tren que partió en la medianoche del martes de Huanggang certifica la victoria de Hubei contra el coronavirus. A bordo viajaban 1.133 trabajadores con destino a Guangdong, la provincia oriental que concentra el grueso de la industria manufacturera. También resume las preceptivas precauciones en la vuelta al tajo: el tren llegó sin escalas a Guangzhou, la capital provincial, y los trabajadores fueron conducidos en autobuses sin dilación hasta sus fábricas de Shenzhen y otras ciudades. “Reanudar la producción es urgente”, sostenía esta mañana el 'Diario del Pueblo'.

Hubei ya no es una jaula. Sus 60 millones de habitantes pueden moverse desde hoy por todo el territorio, siempre que sus móviles reflejen el código verde que los acredita como sanos. El transporte público vuelve a circular, han abierto las estaciones de trenes, los primeros vuelos son inminentes y se han levantado de carreteras y puentes los puestos de control. Unos 800 pequineses que quedaron atrapados en el cerrojo durante las vacaciones de Año nuevo han regresado a la capital y en las próximas horas les seguirán otros 20.000 estudiantes y trabajadores. Sólo los centros educativos permanecen cerrados y sin fecha de reapertura. Quedan atrás más de dos meses de dolorosa y estricta cuarentena. En Wuhan, su capital, las restricciones se alargarán  hasta el próximo 8 de abril.

Tras 76 días, Wuhan pondrá fin al confinamiento el 8 de abril. / ZML

Provincia clave

La visita a Hubei del presidente, Xi Jinping, subrayó dos semanas atrás la urgencia por recuperar la normalidad. Las autoridades ordenaron la reapertura de fábricas, procesadores de alimentos y otros negocios esenciales. La provincia es clave en la economía nacional. Ocupa el centro de un eje horizontal entre Chengdú y Shanghái y del vertical que forman Pekín y Hong Kong: por ahí pasa el grueso de las mercancías y trabajadores de la China central. En Wuhan, conocida como la Detroit china, fabrican rutilantes firmas automovilísticas como Renault, Honda, Nissan o Peugeot-Citroen en alianzas con el gigante nacional Dongfeng. La mayoría de las plantas ya empezaron a operar la semana pasada.

La cuarentena ha laminado sectores como el ocio y el turismo y el miedo al contagio no sugieren un rápido repunte. Pekín ha aprobado una batería de medidas para la industria que incluyen créditos blandos, abaratamientos de la energía y exenciones y rebajas fiscales. Al Gobierno le inquieta que la quiebra de pequeñas y medianas empresas dispare el desempleo y estimule los desórdenes sociales.

Medidas de prevención

El recuento de contagios sigue la dinámica de la última semana. La ausencia de infecciones locales certifica que el virus ha quedado extinguido del país mientras los 47 casos importados por viajeros subrayan la amenaza externa. La espectacular caída de los contagios en China cuando otros países se ven desbordados por la crisis ha generado suspicacias. El primer ministro, Li Keqiang, ha recordado esta mañana a los gobiernos locales la exigencia de honestidad y amenazado a los que “falsean los datos para mantener el cero en los registros”. Li también ha afirmado que es improbable que el covid-19 desaparezca como el SARS por lo que las medidas de prevención, detección, aislamiento y tratamiento seguirán vigentes.  

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones