21 oct 2020

Ir a contenido

BALANCE DIARIO

Italia mantiene la tendencia a la baja de contagios de coronavirus por cuarto día consecutivo

El número de muertos en 24 horas experimenta un leve retroceso, con 683 fallecidos

Según la OMS, el país alcanzará el pico de infecciones antes de que acabe la semana

Rossend Domènech

Dos mujeres con mascarillas caminan frente a unos carteles que instan a los ciudadanos a protegerse frente al coronavirus, este miércoles en Milán.

Dos mujeres con mascarillas caminan frente a unos carteles que instan a los ciudadanos a protegerse frente al coronavirus, este miércoles en Milán. / DANIEL DAL ZENNARO (EFE)

Europa y el mundo tienen los ojos puestos en Italia y en la evolución del coronavirus en este país, el que más muertes lleva registradas. Los datos ofrecidos este miércoles por el servicio de Protección Civil muestran que se mantiene la tendencia a la baja en los contagios iniciada hace cuatro días y la estabilización en el número de muertes. Así, en 24 horas, el país ha contabilizado 3.491 nuevos casos (frente a los 3.612 casos de ayer martes) y 683 muertos, experimentando una nueva bajada después del alza del martes. Además, también aumenta el número de pacientes recuperados, alcanzando la cifra de 1.036 en un solo día.

En cifras totales, Italia cuenta ya 7.503 fallecidos, 9.362 curados y 74.386 contagiados por covid-19 desde el inicio de la epidemia a principios de año.

Italia debería alcanzar el pico de contagios antes del final de esta semana, según ha declarado este miércoles Ranieri Guerra, asistente del director general de la OMS, y las cifras presentadas por las autoridades en los últimos días parecen, por el momento, confirmar la previsión. Hasta una semana atrás, los contagios aumentaban a razón del 15% por día, mientras que actualmente son del 8,1%.

De acuerdo con un estudio del Centro Nacional de Investigaciones (CNR), 57 provincias sobre un total de 107 de la península ya habrían alcanzado el número máximo de contagiados. Sin embargo, las autoridades siguen advirtiendo de que "es pronto" aún para dar la crisis por superada y que, una vez que lo esté, habrá que tomar medidas para "volver a la vida normal a plazos", lo que según los expertos podría durar meses. Entre otras razones, porque cuando Italia esté alcanzando el final de túnel los países vecinos estarán todavía lejos del mismo, por lo que el conjunto de la crisis "será largo". Las medidas tomadas hasta aquí tienen la fecha tope del 31 de julio, pero nada impide que se renueven.

"Hemos emprendido el camino correcto, pero me parece peligrosos cantar victoria, porque enfrente tenemos un enemigo que no conocemos", admite el inmunólogo Alberto Mantovani, considerado como el científico italiano más conocido a nivel internacional.

Tercer avión desde China

Mientras, desde China ha llegado el tercer avión de ayuda, junto con personal sanitario. También ha aterrizado en Bérgamo (Lombardía) un primer avión de Rusia con material y 150 personas entre médicos y especialistas.

Las autoridades sanitarias y políticas apuntan ahora, además de a atender las emergencias, a descubrir a los contagiados "invisibles o sumergidos", como se les llama. El virólogo Andrea Crisanti, profesor en Pádua y Londres, estima que los enfermos (con y sin síntomas) del covid-19 en toda Italia "deberían ser unos 450.000", mientras que las cifras oficiales señalan poco menos de 70.000. "No me explico cómo ha sido posible infravalorar las dimensiones de la emergencia cuando en realidad estaban frente a los ojos de todos", ha dicho.

La fórmula de Corea del Sur

Paola Pisano, ministra para la Innovación, ha considerado que el país cuenta con "dos o tres días para encontrar la mejor tecnología" para descubrir los casos sumergidos y ha explicado: "Hemos pedido al sector digital que proponga ideas y proyectos". En concreto, Italia avanza hacia una fórmula como la de Corea de Sur, que controle los desplazamientos de los ciudadanos y que, en caso de un contagio, se pueda reconstruir la red de relaciones que la persona interesada haya mantenido.

Para tomar la decisión, Italia ha constituido un equipo ("fuerza de choque", según la ministra), formado por expertos de la OMS, del Instituto Superior de Sanidad (ISS) y del Ministerio de Sanidad. A ellos se ha unido también la Autoridad para la Protección de Datos. "No tenemos que perder la lucidez, porque lo que decidamos actualmente tendrá consecuencias mucho más allá de la pandemia", ha subrayado la ministra, apuntando que, según ella, la trazabilidad de los ciudadanos "no debería ser obligatoria".