30 mar 2020

Ir a contenido

BALANCE DIARIO

Coronavirus Italia: Los contagios se reducen, aunque suman 743 decesos en un día

Los contagios mantienen su tendencia a la baja por tercer día consecutivo, con 3.612 nuevos positivos en 24 horas

Las autoridades sanitarias empiezan a preguntarse cómo hacer frente a los casos "invisibles"

Rossend Domènech

Los muertos en Italia por coronavirus ya son 6.820, 743 más en un día. En la foto, personal médico cuida a un enfermo en el área de curas intensivas del Hospital Casal Palocco de Roma. / MASSIMO PERCOSSI / EFE / VÍDEO: EFE

Italia ha vuelto a sufrir este martes un mazazo de las cifras de la pandemia de coronavirus que se está cebando particularmente en su territorio, después de que en los dos días anteriores se estabilizara el número de muertos y contagiados.

Según el balance diario del servicio de Protección Oficial, en las últimas 24 horas se han registrado 743 muertes (frente a las 601 del lunes), aumentando hasta los 6.820 el número de fallecidos desde que se inició el brote de covic-19. Sin embargo, los casos positivos han mantenido su tendencia a la baja por tercer día consecutivo, ya que se han registrado 3.612 casos en un día (frente a los 3.780 del lunes y los 4.821 del domingo). En total, 8.326 personas se han recuperado y el número de contagiados asciende a 69.176.

Los "invisibles"

Mientras tanto, las autoridades sanitarias y científicas italianas empiezan a interrogarse sobre cómo hacer frente a los casos "invisibles". Andrea Crisanti, microbiólogo de Padua y miembro del Instituto Superior de Sanidad (ISS), estima que los positivos en Italia deberían "ascender a 300.000", de los que 160.000 serían personas con síntomas pero a las que nadie les ha realizado ninguna prueba y 140.000 sin síntomas. Crisanti ha propuesto que "se realicen la mayor cantidad posible de tests".

Su opinión coincide con la de 10 científicos de la revista científica 'The Lancet', que estiman en un 72% los "no identificados" en Italia, es decir dos de cada tres contagiados, que se curan sin ninguna intervención sanitaria "pero que pueden contagiar a los demás". Otros 10 médicos han escrito en el 'The New England Journal of Medicine' que "la mayor parte de los contagios se han producido en hospitales, ambulancias y entre el personal sanitario". Este martes se contaban en Italia 4.824 sanitarios contagiados (9% del total), mientras que según los datos oficiales en China han sido el 3,8%.

Para "descubrir" a los enfermos invisibles, las autoridades políticas y sanitarias, junto con la Autoridad para la Privacidad, están estudiando la posible instalación obligatoria de una aplicación en los móviles de los que han dado positivo y están en sus casas. La misma serviría para controlar sus desplazamientos y contactos, y eventualmente impedir sus movimientos.

Por su parte, el Ejecutivo de Giuseppe Conte ha elevado las sanciones a aquellos que salgan de sus casas sin ninguna motivación sanitaria o laboral, la únicas admitidas actualmente, aparte de las salidas para hacer la compra o acudir a una farmacia. Las multan pasan de 206 euros a entre 400 y 3.000 euros, según la gravedad de la infracción. Se está evaluando también el uso sistemático de drones para efectuar los controles callejeros de las personas que salen de sus viviendas. Conte también ha anunciado este martes la aprobación de una norma que atribuye a los presidentes autonómicos la posibilidad de endurecer las medidas en su territorio, respecto a las normas nacionales, si así lo consideran oportuno por la situación pandémica en su territorio.

De igual modo, la magistratura ha abierto investigaciones en diferentes puntos del país para analizar lo que ha sucedido en las residencias para ancianos, que han constituido otro foco de contaminación. No obstante, Italia no ha registrado de momento casos tan extremos como en España.

Dos frentes políticos

Desde un punto de vista político, hay dos frentes abiertos. La necesidad invocada por la oposición –conservadora y de derechas— de ser implicada en la gestión de la epidemia, hasta el punto de pretender que se forme un gobierno de unidad nacional para hacer frente a la misma. A ellos se ha unito también Italia Viva, el partido de Matteo Renzi, que apoya al actual Ejecutivo.

El segundo frente son las huelgas, ya empezadas el lunes, en las industrias que los sindicatos consideran como "no esenciales", pero que el Gobierno ha incluido entre las 80 actividades que podrán seguir produciendo. Entre ellas se encuentra la industria aeroespacial y varias del sector metalúrgico. 

Maurizio Landini, secretario general de la CGIL, equivalente a CCOO, ha argumentado su estrategia en que se trata de la "única manera para que mñaana las fábricas puedan reabrir". "Si no tengo otros medios para afirmar estos valores, recurro a las protestas laborales", ha explicado.