29 may 2020

Ir a contenido

MEDIDAS ESTATALES

Nueva York y California, prácticamente confinados ante el coronavirus

Los dos estados implantan las medidas más estrictas de Estados Unidos, algo menos restrictivas que las de España

Trump consensua con México y Canada el cierre de sus fronteras salvo para comercio y reactiva su discurso xenófobo

Idoya Noain

Un pasajero lleva una máscara en el metro de Nueva York este martes.

Un pasajero lleva una máscara en el metro de Nueva York este martes. / Efe / Justin Lane

No es tan estricta como la española pero la orden de confinamiento ha llegado a Nueva York y California, los dos estados de Estados Unidos que de momento han adoptado las medidas más amplias para tratar de contener el coronavirus. Este viernes el presidente, Donald Trump, ha asegurado que de momento no considera necesario tomar una decisión similar para todo el país, donde según los datos del CDC se han superado hasta este viernes los 15.000 casos diagnosticados y las 200 muertes vinculadas a Covid-19.

El anuncio para California, con casi 40 millones de habitantes, llegó el jueves por la noche, cuando entró en vigor. Este viernes le ha seguido el de Nueva York, con una población de casi 20 millones de personas, que empezará a regirse bajo las nuevas directrices el domingo a las ocho de la tarde.

“Nueva York, en pausa”

Andrew Cuomo, el gobernador neoyorquino, ha definido la decisión como poner “el estado en pausa”. Su orden ejecutiva, muy similar a la californiana, establece que solo podrán funcionar negocios “esenciales”. También se insta a quedarse en casa “todo lo posible”, aunque se permite salir a pasear o hacer ejercicio individualmente. La gente de 70 años o más, con sistema inmune comprometido o enfermedades, debe llevar mascarillas cuando esté en compañía y no puede visitar hogares con varias personas.

Aunque Cuomo ha asegurado que las medidas “son de obligado cumplimiento” y no meras recomendaciones, no se establecen multas para individuos que no las sigan. Sí habrá penalizaciones para los negocios que se las salten.

El transporte público en Nueva York seguirá funcionando pero se insta a no utilizarlo salvo que sea absolutamente necesario. También siguen abiertas las carreteras. Cualquier reunión no esencial de cualquier tamaño y por cualquier razón está prohibida. Se incluyen entre los negocios “esenciales” tiendas de alimentación y restaurantes (solo abiertos para comida para llevar o entrega a domicilio), gasolineras, farmacias, centros médicos, bancos, lavanderías y tintorerías, talleres, almacenes y distribuidores, servicios de entrega, fontanerías y compañías de contrucción y “muchos tipos de fabricantes”.

Tras intensificarse el ritmo de las pruebas, con 10.000 realizadas entre el jueves y el viernes, el estado de Nueva York, donde vive cerca del 6% de la población de EEUU, ya ha detectado casi 8.000 casos, prácticamente la mitad de los diagnosticados en todo el país, y la tasa de hospitalización es del 18%. Más de 5.000 de los contagios se han registrado en la Gran Manzana.

Cierre de la frontera con México

En Washington Trump también ha anunciado que se cierra la frontera con México, una acción coordinada con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. También se había logrado un acuerdo con Justin Trudeau para cerrar la frontera con Canadá. Ambos entrarán en vigor la medianoche del sábado y vetan todo el tráfico no esencial, aunque mantienen abierto el comercial.

En su anuncio Trump ha utilizado su lenguaje xenófobo contra los inmigrantes, que también ha replicado el secretario de Sanidad, Alex Azar.