24 oct 2020

Ir a contenido

PANDEMIA MUNDIAL

Rusia cierra la frontera con Noruega, Bielorrusia y Polonia, y recomienda a los niños no asistir a clase

Las exrepúblicas soviéticas de Ucrania, Moldavia y Georgia vetan también sus territorios a las entradas de extranjeros

El primer ministro Mijaíl Mishustin saca pecho por el bajo número de infectados, cuya cifra oficial asciende a 63

Marc Marginedas

Una mujer protegida por mascarilla en la catedral de Kazan en San Petesburgo.

Una mujer protegida por mascarilla en la catedral de Kazan en San Petesburgo. / ANTON VAGANOV (REUTERS)

La cifra oficial de infectados en Rusia apenas ha alcanzado los 63 y ni siquiera llega al centenar, pero el Gobierno del flamante primer ministro Mijaíl Mishustin vuelve a adoptar medidas drásticas para frenar la expansión del virus. Este fin de semana, Moscú ha anunciado el cierre de la frontera terrestre con Noruega y Polonia para los ciudadanos extranjeros. Este lunes, ha añadido a la lista la demarcación con Bielorrusia, lo que ha motivado tensiones con el presidente del país, Aleksándr Lukashenko. Además, ha recomendado a los escolares y universitarios a partir de este lunes no acudir a clase y seguir las lecciones a distancia a través de las nuevas tecnologías

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones

Al margen de quienes detenten un pasaporte ruso, los únicos que podrán cruzar los lindes fronterizos con ambos países serán los miembros de las delegaciones oficiales. La medida comenzará a aplicarse a partir de este lunes. La extensa demarcación fronteriza que Rusia comparte con China, de más de 4.200 kilómetros de longitud, permanece cerrada desde el inicio de la crisis sanitaria por el coronavirus, que se originó en el gigante asiático.

Pese a estar en contacto terrestre con el foco original de la epidemia, el bajo número de casos detectados en Rusia sorprende a los expertos, y es acogido por ellos con grandes escepticismo. No obstante, las autoridades rusas han sacado pecho y se han vanagloriado de supuesta eficacia contra la pandemia. "Las medidas proactivas de prevención que adoptamos en febrero han permitido limitar la propagación del virus en Rusia", ha declarado Mishustin. Su vecino bielorruso, en cambio, ha mostrado ya su descontento con las acciones del Kremlin para frenar la propagación de la enfermedad. "Rusia arde con coronavirus; ¿quién debería ser el que cerrara la frontera a quién? La pregunta es retórica", ha declarado el presidente de la pequeña república exsoviética, Aleksándr Lukashenko.      

Cancelaciones de vuelos

Después de que numerosas compañías privadas cancelaran sus vuelos a Europa, ha sido ahora Aeroflot, la aerolínea rusa de bandera, la que ha anunciado oleadas de cancelaciones. Los aviones con destino a lugares como ZurichBarcelonaPraga, MunichFrankfurt o Chisinau, entre otras ciudades, dejarán de volar en las próximas horas. Tampoco partirán los trenes con destino a Letonia, Ucrania y Moldavia. Estos dos últimos países, por su parte, se han unido al cierre de fronteras terrestres, clausurándolas en el primer caso hasta el próximo 3 de abril. El Gobierno de Georgia también ha cerrado su frontera con la Federación Rusa y solo permitirá el paso a los ciudadanos de ambos países que regresen a sus hogares.