18 sep 2020

Ir a contenido

PANDEMIA GLOBAL

La Comisión Europea deja en manos de los estados el cierre de fronteras nacionales

El Ejecutivo comunitario pide realizar chequeos a los ciudadanos de fuera de la UE

El Periódico

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / ETIENNE ANSOTTE (DPA)

El cierre de fronteras para evitar que se propague el coronavirus que ya han adoptado de manera unilateral algunos países de la Unión Europea (UE), como Alemania o Hungría, ha forzado este lunes a la Comisión Europea a aprobar una directrices sobre la gestión fronteriza durante la crisis. Entre otras medidas, el Ejecutivo comunitario ha dejado en manos de los estados el establecimiento de controles fronterizos temporales si son justificados, una medida que prevén las normas del espacio Schengen.

La Comisión ha elaborado estas recomendaciones para evitar que salte por los aires el espacio de libre circulación europeo, después de que siete países hayan adoptado cierres unilaterales: Alemania, Hundría, Dinamarca, Austria, República Checa, Polonia, Lituania, además de Suiza.

Horas antes de anunciar las directrices, un portavoz del Ejecutivo que dirige Ursula von der Leyen ha considerado que el cierre fronterizo "no es la mejor manera" de contener el contagio del virus, y ha destacado que cualquier medida en este ámbito debe estar bien coordinada para evitar que se agrave la crisis y garantizar el abastecimiento y la circulación de bienes.

Asimismo, la Comisión aconseja para las fronteras exteriores controles sistemáticos tanto a nacionales europeos como no nacionales. Y considera que los estados pueden rechazar la entrada de no residentes que presenten síntomas.

Enfado de Macron

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, está muy molesto por la decisión unilateral de cierre de fronteras adoptada por algunos países, como Alemania, que ha introducido controles en las fronteras con Austria, Suiza, Francia, Luxemburgo y Dinamarca desde este mismo lunes con el objetivo de frenar el contagio del virus. En una conversación con Angela Merkel, Von der Leyen y Charles Michel, Macron ha censurado esta medida.