02 jun 2020

Ir a contenido

Crisis sanitaria

Portugal cierra a los turistas la frontera con España

La circulación sigue abierta para trabajadores transfronterizos y mercancías

Efe

Un agente de los Mossos vigila el acceso a Igualada, confinada por el coronavirus.

Un agente de los Mossos vigila el acceso a Igualada, confinada por el coronavirus. / AP

Portugal ha anunciado que restringir la circulación en la frontera común con España para la actividad turística y de ocio durante al menos un mes, manteniendo el transporte de mercancías y el flujo de trabajadores transfronterizos.

La restricción ha sido anunciada por el primer ministro luso, António Costa, tras la teleconferencia que mantuvo con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para abordar la gestión de las fronteras comunes.

"Tiene que haber la menor circulación posible en el espacio ibérico para garantizar la seguridad de portugueses y españoles", ha dicho  Costa, que explicó que se busca especialmente evitar la llegada de turistas españoles durante la Semana Santa, una época del año en la que muchos ciudadanos del país vecino visitan suelo luso.

Las medidas concretas serán divulgadas este lunes, cuando está prevista una reunión entre los ministros de Interior y de Sanidad de la Unión Europea (UE) para definir medidas de control sanitario en las fronteras internas y externas del bloque comunitario.

Efectividad de las medidas

"Algunos controles pueden estar justificados pero la prohibición general de viaje no se considera una medida efectiva por parte de la Organización Mundial de la Salud", decía el viernes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Pese a esta advertencia son muchos los países que han anunciado -desde Dinamarca hasta Polonia y Alemania- que cierran sus fronteras a cal y canto para impedir la propagación del virus. Una oleada de decisiones que ha llevado al Ejecutivo comunitario a anunciar la presentación este lunes de una nueva batería de directrices sobre controles fronterizos para evitar el bloqueo de suministros básicos y el colapso del espacio de libre circulación de Schengen.

"Reforzar los controles en las fronteras exteriores de la UE, de acuerdo con nuestras normas y obligaciones internacionales, puede ayudar a garantizar que el sistema Schengen funciona con eficacia. Sin embargo, la reintroducción de los controles fronterizos dentro de la UE, cuando no está respaldado ni por datos ni por una decisión de las autoridades sanitarias, causa más daños que beneficios", ha avisado el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, que ha cerrado filas con von der Leyen pidiendo coordinación y evitar medidas unilaterales.