12 jul 2020

Ir a contenido

EXCEPTO SÚPERS y FARMACIAS

Italia cierra durante dos semanas todos los negocios del país

Solo abrirán los establecimientos que ofrecen servicios de primera necesidad, como tiendas de comida y farmacias

Rossend Domènech

Italia cierra todos los comercios excepto farmacias y supermercados. En la foto, una tienda cerrada en Milán. / MOURAD BALTI TOUATI / EFE / VÍDEO: EUROPA PRESS

Italia ha ordenado esta noche el cierre de todas sus actividades económicas excepto las esenciales (farmacias y tiendas de comida) durante dos semanas, el tiempo calculado por los científicos para disminuir los contagios que hoy superaron los 12.400 casos, con 2.076 infectados más en un solo día. Los muertos en las últimas 24 horas fueron 196, elevando la cifra de víctimas mortales hasta las 827. 

En una breve comparecencia, dramática en ciertos momentos, y después de una reunión permanente del Gobierno que duró todo el día, Giuseppe Conte anunció el cierre de todo lo que no sean farmacias, tiendas de comida –los supermercados también deberán cerrar– , quioscos, transportes públicos, estancos y correos. «No es necesario pegar una carrera para hacer acopio de comida porque las tiendas de alimentación permanecerán abiertas», anunció el primer ministro italiano.

Conte enumeró que cerrarán «tiendas, bares, pubs, restaurantes, peluquerías, centros de estética y servicios de comedores». A los restaurantes, no obstante, se les permite un servicio de entrega a domicilio.

La patronal, en contra

El primer ministro añadió que quedan garantizados «los transportes y servicios de utilidad pública», como bancos, correos, financieras y aseguradoras. Todas las otras actividades públicas que comportan acumulación de personas, desde cines a teatros pasando por exposiciones o conferencias públicas, ya habían sido prohibidas anteriormente.

La patronal era contraria al cierre total y completo de las fábricas, pero en el anuncio el primer ministro dijo que permanecerán abiertas pero con «medidas de seguridad». Es decir, todas las empresas que puedan harán trabajar a sus empleados desde casa y otras tendrán que «incentivar vacaciones y permisos» del tipo que sea.

Ritmo de producción mínimo

Respecto a las industrias, la decisión del Gobierno deja margen a la patronal para decidir mantener las plantas en activo a bajo ritmo, principalmente  «aquellas que estén vinculadas a cadenas mundiales de las que no pueden desengancharse sin sufrir daños excesivos». 

La petición de cerrar casi todas las actividades económicas había llegado por la mañana en la mesa del Ejecutivo, enviada por Attilio Fontana, presidente autonómico de Lombardía (Milán), una demanda que se circunscribía en exclusiva a aquella región. Sin embargo, el Ejecutivo la ha extendido a toda la península ante el avanza imparable de nuevos contagios y víctimas mortales.