06 ago 2020

Ir a contenido

TRANSICIÓN A SÍ MISMO

Putin podrá mantenerse como presidente de Rusia después del 2024

El Parlamento, controlado por fuerzas oficialistas, aprueba una reforma constitucional que deja la puerta abierta a que el actual mandatario sea de nuevo candidato

Marc Marginedas

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante una sesión plenaria de la Duma, el Parlamento ruso.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante una sesión plenaria de la Duma, el Parlamento ruso. / EFE / YURI KOCHETKOV

Se acabaron las cábalas sobre la forma en que Vladímir Putin se mantendría en el poder más allá del 2024, fecha en que expiraba su segundo y hasta ahora último mandato constitucional. La Duma (Cámara baja del Parlamento) ha aprobado este martes, por 382 votos a favor y 44 abstencionesuna enmienda en la Carta Magna que exime al actual jefe del Estado de la prohibición de presentarse a la reelección dentro de cuatro años. Ante la perspectiva de contar con un jefe del Estado vitalicio cuya legitimidad cuestionan desde hace ya tiempo, la oposición extraparlamentaria ha comenzado a movilizarse este martes mismo y ha presentado ya solicitudes ante la alcaldía de Moscú para celebrar manifestaciones de protesta en el centro mismo de la capital rusa

Más que suprimir el actual veto existente en la ley suprema a que una misma persona acumule más de dos mandatos consecutivos, lo que hace el texto legal al que los parlamentarios acaban de dar luz verde es conceder una exención en toda regla al actual líder del Kremlin a la hora de ser aplicado: "Se  permite a la persona que ocupó u ocupa el cargo en el momento de la aprobación de esta enmienda (es decir, el mismo Putin) presentar su candidatura, independientemente de los mandatos que haya acumulado", reza el enunciado. Las abstenciones registradas durante la votación corresponden a las cuatro decenas de diputados comunistas, de lejos los más contestatarios dentro del conjunto de formaciones politicas sistémicas presentes en la Duma.       

De forma sorpresiva, y en solo cinco horas

Todo sucedió de forma rápida y sorpresiva, sin que se produjeran filtraciones previas ni se concediera tiempo a los opositores a reaccionar, algo muy similar a lo que sucedió a mediados de enero pasado, cuando el presidente pilló a todos a contrapié, incluyendo a los mismos ministros de su Gobierno, anunciando un proceso de reforma constitucional con el objetivo de sucederse a sí mismoLa cámara se disponía a debatir en segunda lectura el paquete de reformas constitucionales y una propuesta de elecciones anticipadas, cuando la diputada de Rusia Unida Valentina Tereshkova, la primera mujer que viajó al espacio, tomó la palabra para plantear la cuestión de los mandatos presidenciales. Viacheslav Volodin, el presidente de la Cámara, solicitó entonces un receso para pedir la opinión de los grupos parlamentarios y del mismo presidente.

Al cabo de una hora, el líder del Kremlin se personó en la Duma, y en un ejercicio de bizantinismo político, se hizo hasta de rogar. "La supresión del límite de mandatos constitucionales es posible", ha declarado, aunque "solo si el Tribunal Constitucional declara que no contradice la Carta Magna" y "si es aceptado por los rusos".

Los principales dirigentes opositores han acogido con humor y ácidas críticas los acontecimientos de este martes en el legislativo. "¿Para qué retorcer las cosas o seguir dándole vueltas, si podemos nombrar zar a Putin?", se ha preguntado el bloguero Alekséi Navalni en un tuit. Recordando a los presidentes del mundo que han sido encausados ultimamente por corrupción, Ilyá Yashin, del partido PARNAS, ha difundido un video en el que asegura que Putin "conoce muy bien sus pecados, y de esta forma se quiere defender a si mismo de cualquier riesgo".