11 ago 2020

Ir a contenido

Conflictos armados

Merkel y Putin condenan el aumento de la violencia en Siria

Durante una conversación telefónica hablaron sobre la situación en Idlib y una posible solución al conflicto así como las expectativas de la reunión entre Putin y Recep Tayyip Erdogan

El Periódico

Bombardeos aéreos en Idlib, Siria.

Bombardeos aéreos en Idlib, Siria. / AFP

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, han condenado durante una conversación telefónica el recrudecimiento de la violencia en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

"Se examinaron en detalle las cuestiones relacionadas con una posible solución al conflicto sirio en el contexto del actual deterioro de la situación en la zona de distensión de Idlib", ha indicado el Kremlin en un comunicado.

La relación de Rusia y Turquía

Así, ambos han expresado su deseo de que Vladimir Putin y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, logren una solución en el marco de la cumbre prevista para este jueves, 5 de marzo.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha asegurado que las autoridades no tienen intención alguna de abandonar su lucha contra el terrorismo en Siria. "No dejaremos de luchar debido al problema migratorio", ha aseverado durante una visita a Finlandia.

Respecto al encuentro entre Putin y Erdogan, ha resaltado que espera que resulte en la "implementación de lo que se ha acordado" previamente.

Aumentan los enfrentamientos

Turquía, aliada de los rebeldes en Siria, lanzó el domingo la 'Operación Escudo de Primavera', con enfrentamientos abiertos con las tropas sirias. Según el Ministerio de Defensa turco, en las últimas horas han sido "neutralizados" 327 miembros de las fuerzas aliadas de Al Assad.

Las tropas gubernamentales han recuperado las cercanas localidades de Saraqeb, Kafr Batij, Tarnabé, Dadij, Shabur y Jubas, tras fuertes combates con los rebeldes y los yihadistas en los que también ha intervenido Turquía con ataques de artillería y drones.

Idlib es el último bastión de la oposición armada que combate a Al Assad desde hace ya nueve años. La ofensiva sobre esta provincia, que comenzó en abril de 2019 por parte del Gobierno sirio, se ha complicado por la irrupción de Turquía, que busca expulsar de la zona fronteriza a los grupos kurdos.