Discrepancias

Etiopía critica la postura de EE.UU en las negociaciones sobre la represa en el Nilo

Egipto y Etiopía están enfrentados por la construcción de la presa

Etiopía está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente.

Etiopía está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente. / Getty Images

Se lee en minutos

El Periódico

El Gobierno de Etiopía ha criticado la posición de Estados Unidos en el proceso de conversaciones trilaterales con Egipto y Sudán en torno a la construcción por parte de Adís Abeba en el Nilo Azul, al tiempo que ha pedido a Washington una postura "constructiva".

El ministro de Exteriores etíope, Gedu Andargachew, ha recalcado que el país está construyendo la presa "porque tiene total derecho" a hacerlo y ha justificado la ausencia de la delegación de Adís Abeba en la última ronda de contactos en Washington.

El Ejecutivo etíope no acudió a las reuniones previstas entre el 27 y el 28 de febrero argumentando que no ha concluido el proceso de consultas sobre el borrador de acuerdo alcanzado durante los contactos, tras lo que Estados Unidos lamentó la ausencia y recordó que el principio de acuerdo aún no había sido firmado.

En este sentido, Gedu ha solicitado a Estados Unidos que juegue "un papel constructivo" a la hora de acercar posturas entre los tres países y ha recalcado que "cualquier papel más allá de este no beneficiaría a nadie".

El ministro ha defendido que "Etiopía tiene todo el derecho a sacar a sus ciudadanos de la pobreza usando sus recursos naturales" y ha agregado que la presa, conocida como Gran Presa del Renacimiento (GERD), está siendo construida "de una forma que no causa un daño significativo a los países río abajo".

Así, ha sostenido que Adís Abeba entró en las conversaciones trilaterales "para generar confianza" entre los países y ha apuntado que, a pesar de los pactos en distintos puntos, "hay asuntos técnicos y legales que aún no han sido acordados".

"Queremos que las negociaciones preserven los intereses de Etiopía", ha argüido Gedu, quien ha incidido en que Egipto y Estados Unidos tienen interés en que el acuerdo definitivo se firme pronto, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

En este sentido, ha recalcado que "la negociación es la única forma de lograr un acuerdo", rechazando las advertencias de Egipto contra el llenado de la presa sin un acuerdo. Así, ha indicado que las palabras de El Cairo "no benefician a nadie" y "sólo arruinan las relaciones".

Por su parte, el ministro de Agua, Irrigación y Energía de Etiopía, Seleshi Bekele, ha destacado los progresos en la construcción de la presa y ha detallado que el llenado empezará en julio y llegará a los 4.900 millones de metros cúbicos a finales de ese mes. La generación de energía arrancará en febrero o marzo de 2021.

En respuesta, Basam Radi, portavoz de la Presidencia egipcia, ha incidido en declaraciones a la cadena Al Hayat que el acuerdo alcanzado en Washington --firmado por El Cairo, pero no por Adís Abeba ni Jartum-- es "justo y equilibrado".

"El acuerdo no toca el derecho de Etiopía a construir, desarrollar o generar electricidad a través de la presa. Reconoce la construcción, el inicio del llenado y las operaciones, pero según normas que preserven el derecho a la vida de Egipto", ha indicado, tal y como ha recogido el diario egipcio 'Al Ahram'.

El principio de acuerdo

Los gobiernos de Egipto, Etiopía y Sudán alcanzaron el 31 de enero un principio de acuerdo sobre los principales puntos de disputa en torno a la construcción de la presa y se comprometieron a firmar el documento final a finales de febrero.

Así, las partes pactaron un calendario para el plan de llenado de la conocida como Presa del Gran Renacimiento, un mecanismo de mitigación para el mismo durante los periodos de sequía y otro mecanismo de mitigación para las operaciones durante épocas de sequía.

Asimismo, lograron un acuerdo sobre un mecanismo para las operaciones anuales y a largo plazo de la presa en condiciones hidrológicas normales, un mecanismo de coordinación y cláusulas para la resolución de disputas y la puesta en común de información.

Egipto y Etiopía están enfrentados por la construcción de la presa, un proyecto hidroeléctrico que El Cairo teme que reduzca el agua que llega a sus campos y presas desde Etiopía a través de Sudán.

Te puede interesar

Etiopía, que está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente, rechaza estas acusaciones. Sudán, por su parte, apoya la presa, ya que regulará los flujos y suministrará electricidad y regadío.

Las obras están siendo llevadas a cabo en la región de Benishangul-Gumaz y, una vez finalizadas, la presa será la más grande del continente con 1.800 metros de largo, 155 metros de alto y un volumen total de 10,4 millones de metros cúbicos, según recoge la empresa Salini Impreglio en su página web.