13 ago 2020

Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

El Kremlin confirma un encuentro el jueves entre Putin y Erdogán sobre Idleb

Rusia advierte a Turquía de que no puede garantizar la seguridad de su aviación que opera en Siria

Marc Marginedas

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, preside, junto al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, una ceremonia militar este domingo en la localidad rusa de Pskov.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, preside, junto al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, una ceremonia militar este domingo en la localidad rusa de Pskov. / EFE / ALEXEY NIKOLSKY

Escasas señales de que la diplomacia se pueda abrir camino en el enfrentamiento militar encubierto que mantienen Rusia y Turquía en el norte de Siria. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha confirmado que el próximo jueves se celebrará en Moscú una cumbre entre los presidentes de ambos estados, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, para intentar pactar un alto el fuego en la provincia de Idleb, escenario de encarnizados combates con las fuerzas lealistas sirias apoyadas por el Kremlin y los rebeldes sirios respaldados por Ankara como protagonistas.

Sin embargo, el vocero presidencial ruso ha querido destacar que en ningún momento la posición de su país sobre el conflicto sirio ha cambiado, y que sigue igual de comprometido en respaldar a su aliado, el régimen de Bashar el Asad. "Apoyamos la integridad territorial (siria), la lucha contra los terroristas y damos una gran importancia a la cooperación con nuestros socios turcos", ha dicho Peskov. "Será sin duda un encuentro difícil, pero ambos presidentes confirman su voluntad de solucionar la situación en Idleb", ha constatado.

Advertencia a Ankara

Horas antes, durante la noche del domingo al lunes, el Ministerio de Defensa había advertido a Ankara que no podía "garantizar la seguridad" de la aviación turca que operaba en los cielos de Idleb, con el peligro de una nueva escalada que conllevaría el derribo de un avión de combate de ese país, después de las decenas de bajas que sufrió el Ejército de Ankara la semana pasada. La ofensiva militar cojunta de Rusia y el régimen sirio contra la bolsa de Idleb, en manos de combatientes rebeldes y extremistas, ha provocado un éxodo de centenares de miles de desplazados dirigiéndose a la frontera con Turquía.

Uno de los puntos más polémicos del encuentro del jueves será la posición de las tropas turcas en territorio sirio. Rusia se considera a sí misma como el único país al que la legislación internacional ampara para operar en Siria, ya que su presencia en el estado mediooriental es "a petición del Gobierno" de Damasco, según Peskov. El representante ruso ha enfatizado que el Ejército turco "solo tiene derecho" a desplegarse en los puestos de observación y no en el interior de la bolsa de Idleb, según los términos de los acuerdos a los que llegaron ambos países en la ciudad rusa de Sochi en septiembre del 2018.