09 ago 2020

Ir a contenido

CONSECUENCIAS DEL DIVORCIO

El Gobierno británico amenaza con abandonar las negociaciones sobre el 'brexit' si no hay progresos para junio

El 'premier' británico negociará aparte el acuerdo pesquero

Begoña Arce

El primer ministro británico, Boris Johnson.

El primer ministro británico, Boris Johnson. / TIM CLARKE (AFP)

La posibilidad de que el Reino Unido deje la Unión Europea sin acuerdo comercial alguno es cada vez mayor. El Gobierno de Boris Johnson amenaza con abandonar las negociaciones sobre el brexit con Bruselas el mes de junio, si para entonces no hay un claro progreso en las discusiones, que deben comenzar la próxima semana.

Johnson quiere que dentro de cuatro meses se haya dibujado el "esquema general" de un acuerdo, para poder concluirlo en septiembre. La impresión general es que no parece haber tiempo, ni voluntad, de conseguir pacto alguno.

En el documento titulado Futura Relación con la UE, publicado el jueves por Londres, se reitera que el Reino Unido busca un acuerdo básico, similar al de Canadá y no aceptará someterse a las regulaciones comunitarias, ni a la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia. 

Barreras comerciales

Esas condiciones, rechazadas por Bruselas de antemano, implicarán la existencia de futuras barreras comerciales. El nuevo plazo con el que presionan los británicos, permitiría, según el Gobierno de Johnson, centrarse en preparar una salida "ordenada", una vez concluido el periodo de transición el 31 de diciembre de este año. En esas circunstancias, el Reino Unido se regiría por la normativa de la Organización Mundial de Comercio (OMC), indica el texto.

El Gobierno de Johnson busca una relación con la UE "basada en una cooperación amistosa entre soberanías iguales, en la que ambas partes respeten la autonomía legal y el derecho a administrar sus propios recursos como mejor le parezca".  

Los británicos quieren un acuerdo aparte para el sector pesquero, según anunció en la Cámara de los Comunes el ministro portavoz, Michael Gove, al exponer la estrategia del Ejecutivo. Ese acuerdo pesquero "no vinculará" el acceso a las aguas británicas con el acceso "a ningún otro mercado".  "Nuestras aguas pesqueras son un recurso de nuestra soberanía y nosotros vamos a decidir, qué otro país tiene acceso a nuestros recursos y en qué términos", señaló. La UE en cambio quiere "mantener un acceso recíproco" a las aguas territoriales de las dos partes.

55.000 nuevos empleados de aduanas

El Reino Unido también ha confirmado que no participará tras el brexit en la Orden de Detención Europea, un compromiso judicial que permite solicitar por parte de un país, dentro del espacio comunitario, la rápida detención y entrega de una persona para ser procesada o encarcelada.

En lugar de la Euroorden, el Reino Unido pondrá en marcha un sistema "rápido de extradición", basado en el establecido por la UE "con Noruega e Islandia". Los británicos, según Gove estarán, "incluso más seguros" después del brexit, porque el país tendrá el control total de sus fronteras. Gove insistió en que es posible reclutar 50.000 nuevos miembros de personal de aduanas de aquí a diciembre, que estarían operativos en el 2021.

El actual periodo transitorio finaliza el 31 de diciembre. El plazo para poder pedir una nueva extensión concluye a finales de junio, pero Johnson ha eliminado esa posibilidad. "El Gobierno no ampliará el periodo de transición contemplado en el Acuerdo de Retirada", reitera el documento. "Hay suficiente tiempo, aunque sea limitado, para que el Reino Unido y la UE lleguen a un acuerdo", añade.