29 mar 2020

Ir a contenido

Abusos policiales

La Policía de Nicaragua amenaza a periodistas que cubrían marcha opositora

Esto fue parte de un fuerte dispositivo de seguridad que implementó el Gobierno de Daniel Ortega para evitar una manifestación convocada por un político y un empresario local

El Periódico

La Policía de Nicaragua persiguiendo opositores y periodistas.

La Policía de Nicaragua persiguiendo opositores y periodistas. / EFE

La Policía de Nicaragua frustró este martes una marcha contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, con un fuerte operativo en las calles y en un centro comercial en Managua, y amenazó a los periodistas que dieron cobertura.

Las autoridades desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad en la zona donde estaba prevista la protesta, convocada por un político y un empresario opositor, a los que la policía mantuvo encerrados en sus casas desde el sábado pasado.

Cientos de policías antidisturbios y de línea armados con fusiles, entraron en un centro comercial donde sacaron a la fuerza a un número no cuantificado de jóvenes que se preparaban para participar en la marcha opositora en protesta contra el Gobierno sandinista, en el marco de la crisis que vive el país desde hace 22 meses, según constató Efe.

Agresiones a periodistas

Durante el operativo, las fuerzas de seguridad también expulsaron con empujones a los periodistas, y un desconocido agredió al equipo gráfico de la Agencia Efe en Nicaragua, compuesto por la camarógrafa Reneé Lucía Ramos y el fotógrafo Jorge Torres.

Un policía antidisturbio amenazó de muerte al periodista Yelsin Espinoza, del medio digital "Nicaragua Actual" y quien la semana pasada regresó a Nicaragua tras permanecer un año en el exilio por razones de seguridad.

"Acordate que sos de la Calle Real hijo de puta y te voy a palmar (matar) a tu familia", amenazó el antimotin al periodista cuando transmitía en vivo un piquete de protesta, por lo que tuvo que refugiarse en su vehículo para evitar le arrebataran sus equipos de trabajo.

El comunicador del medio digital "Artículo 66". Noel Miranda, también denunció que un policía le empujó y le dio un golpe en la cara mientras realizaba su trabajo, y que posteriormente fue perseguido por un civil armado en una motocicleta.

El canal 10 de la televisión local dijo que su periodista Wilih Nárvaez fue agredido por los policías, a quienes los acusó además de haber pinchado las cuatro ruedas del vehículo en el que se movilizaban para la cobertura. El programa radial "Onda Local" dijo que la policía les pinchó a ellos un neumático de su vehículo.

Los promotores de la marcha

Asimismo, los periodistas cubrieron el operativo policial y al intento de marcha opositora denunciaron que tanto agentes como civiles armados que ocultaban su identidad con cascos de motocicletas, les tomaron vídeo y fotos.

La marcha había sido convocada por el comentarista político Jaime Arellano y el empresario José Dolores Blandino, a quienes desde el sábado pasado la Policía Nacional les prohibió salir de sus casas.

La hija del empresario Blandino es la modelo Xiomara Blandino, novia de Juan Carlos Ortega Murillo, hijo del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo. Tanto Arellano como Blandino habían convocado a una marcha para exigir la liberación de al menos 61 opositores detenidos por protestar contra el Gobierno del presidente Ortega.

Ambiente de tensión

La Policía Nacional mantiene prohibida las manifestaciones en las calles a la oposición desde septiembre de 2018 con el argumento de evitar disturbios. Los sectores de la oposición han reconocido que retornar a las calles a ejercer presión contra el Gobierno de Ortega no será fácil y han dicho que asumirán los riesgos y las consecuencias.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un intento de "golpe de Estado".

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), ente tutelado por la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Ortega, a quien atribuye incluso crímenes "de lesa humanidad" en medio de la crisis.